The Sunday Tale

Caliente como el café recién hecho y dulce como la mermelada. Cada domingo Berta Rivera te ofrece un delicioso relato hilvanando con ingenio los productos más Loff de la semana. Un original repaso para leer en la cama mientras desayunas.

Lo último en The Sunday Tale

imagen de The Sunday Tale
Momentos.+

Tal vez la vida era sólo eso, pensó, un montón de momentos que se suceden unos tras otros, momentos que llegan y pasan, momentos que nunca vuelven, momentos que fueron… y, tal vez, momentos que serán. + ver

Cuerpo.+

Se concedió un capricho lencero porque sí y para sí. Se lo puso y se plantó frente al espejo de cuerpo entero de su habitación. Allí estaba, su cuerpo tal cual. ¿Y ahora?. Su relación con su cuerpo había sido … + ver

Ipanema.+

Había elegido Brasil como destino y no había sido una elección casual, era el eco de un sueño de niña y de una garota de Ipanema… de aquella dulce melodía, de la bossa nova, de Río, Sao Paulo, Salvador de Bahía, Iguazú… Brasil. + ver

No.+

‘No’, palabra fea donde las haya, es un vocablo que los niños se niegan a entender cuando lo reciben y, en cambio, usan con profusión. Claro que a veces, como le sucede a Rodrigo -que es el protagonista de este cuento- resulta que tienen razones. + ver

Éxito.+

El éxito era algo más que ser fiel a uno mismo, que también, era soñar y empeñarse en cumplir los sueños, poner todo el esfuerzo en ello, fracasar, triunfar o incluso cambiar el rumbo por el camino para soñar de nuevo… porque el éxito era vivir. + ver

Dress Code.+

Abrió la invitación al evento y buscó el dress code para saber a qué atenerse en cuando a su atuendo, no esperaba encontrar un ‘Smart Elegant’, no ‘Smart Casual’, tampoco ‘Elegant’. Ni desempolvando sus apuntes de protocolo lograba entenderlo… + ver

Sol.+

El sol tenía un cálido y luminoso efecto sobre su mundo conocido, al calor de su brillo el mundo parecía más vivo y todas las cosas de la vida parecían ocupar su lugar de forma natural. + ver

Construir.+

A veces, más de las que le gustaba reconocerse a sí misma, no entendía a las personas, no entendía lo que hacían ni lo que deshacían, tampoco lo que dejaban de hacer ni sus por qués. + ver

Letras.+

Érase una vez un caja de letras en la que vivían todas las letras del abecedario -en mayúsculas y en minúsculas-, juntas podían decirlo todo o nada, y lo sabían… + ver

Duro.+

Pero, se preguntaba, ¿en qué consiste realmente trabajar duro? y así fue como acabó en la RAE y como logró hilar una respuesta a esta cuestión. + ver

Rumbo.+

El rumbo es realmente lo importante porque, sin él, el destino es tan solo una utopía. Y de ahí la brújula, el GPS y cuánta ayuda puedas regalarte… + ver

Deseo.+

Deseó, con la pasión del ansia insatisfecha, que el deseo no despertara de sueño eterno e inquieto. Porque deseó hacer de la quietud, virtud… y acción. + ver

Acuerdo.+

Mirarse a los ojos y sentirse con el sólo objeto de entenderse, ese era siempre el principio de un acuerdo… que no es lo mismo ni es igual que estar de acuerdo. + ver

Frío.+

El más grande, el más lujoso, el más rápido, el más bello, el más… cuando la osadía humana sobrepasa los límites de lo posible no queda más camino que ese que no ha de tener retorno, el del desastre y el fin de los días de vino y rosas. + ver

Nieve.+

La nieve como concepto, como contraste, como idea… cómo símbolo de quietud y de inclemencia, de la posibilidad de las cosas y de la convicción de hacerlas ciertas. La nieve… como un cuento. + ver

Escándalo.+

Un escándalo, un escándalo… y dos y tres… y los que faltan por llegar; así iban pasando los días, de susto en susto y de sorpresa en sorpresa hasta aquella mañana en la que había decidido sonreir por encima de … + ver

Ego.+

Érase una vez un ego que soñaba a lo grande y trabajaba en pequeño, un rufián tontorrón al que se le veían las dobles verdades, mentiras todas, por delante y por detrás. + ver

2016.+

2016 se presentaba incierto y amenazante, casi selvático ‘¿y qué importa?’ pensó… 2015 se había presentado como la niña bonita y acabó demostrando tener más de chica guerrera que de niña buena. + ver

Pax.+

No quería hablar de paz porque la paz, como la pax, era el tiempo de hegemonía de un pueblo sobre otro, quería hablar de coexistencia, como Nehru… + ver

Ansiedad.+

‘La vida era el peor tirano conocido…’, lo sabía, lo había leído años ¡décadas! atrás, pero sólo cuando la ansiedad se hacía dueña y señora de su alma acertaba a recordarlo… tarde… y justo a tiempo. + ver

Etiqueta.+

Etiquetar, etiquetarse y dejarse etiquetar es práctica habitual del ser humano cuando simplifica hasta el absurdo y renuncia a ejercer su espíritu crítico… y de aquellas prácticas, éste cuento. + ver

En Portada