The Sunday Tale

Caliente como el café recién hecho y dulce como la mermelada. Cada domingo Berta Rivera te ofrece un delicioso relato hilvanando con ingenio los productos más Loff de la semana. Un original repaso para leer en la cama mientras desayunas.

Lo último en The Sunday Tale

imagen de The Sunday Tale
Pigmalión.+

Pigmalión.

Érase una vez la historia de un niño que, como un pequeño Pigmalión, pintó una escultura de escayola y deseó que se convirtiera en realidad y llenara su vida de magia. + ver

Astenia.+

Astenia.

Érase una vez la historia de un malestar íntimamente unido a una estación que se vestía de flores y colores pero resultaba ser siempre la más traicionera de todas. Diagnóstico: astenia primaveral. + ver

Voltaire.+

Voltaire.

Érase una vez la historia del hombre que definió la estupidez como enfermedad, la fuerza de la mentira cuando se repite y la esencia de los ‘ofendiditos’. Voltaire. + ver

Original.+

Original.

Érase una vez la historia de una mujer que se negaba a pedir perdón o aceptar permiso alguno por hacer de su vida lo que se le ponía en los sueños. El suyo era un cuento en versión original. + ver

Censura.+

Censura.

Érase una vez una tarde de domingo de invierno y frío, de lana, conversaciones, ideas, censura y liberdad; una de esas tardes en las que las cosas demuestran no ser siempre tan simples como parecen. + ver

Política.+

Política.

Érase una vez una historia en la que los ratones coloraos demostraban no ser tan libres y avispados como se les suponía sino justo lo contrario ¿sería cosa de la censura? decía que no, que era sólo cosa de la política… + ver

Equilibrios.+

Equilibrios.

Érase una vez…la vida; qué poco podía hacerlos felices a veces, pensó, y cuánto costaba llegar en ocasiones a aquel poco, la vida era una cuestión de equilibrios, renunciar a los máximos para degustar los medios con placer sin caer en los mínimos pero no era ése un equilibrio fácil de mantener. + ver

Revés.+

Revés.

Érase una vez la historia de un revés que dio la vuelta a un mundo que ya no pudo nunca ponerse en el mismo orden en el que había estado antes de aquel revés. + ver

Persistir.+

Persistir.

Érase una vez un verano de sol y de lluvia, de calor y de frío, de viento y de calma que enseñaba a las gentes como persistir en su buena vida a pesar de sus cambiantes designios. + ver

Leer.+

Leer.

Érase una vez la historia de alguien que sabía que había una lectura para cada momento, un momento para cada lectura y que siempre era momento de leer. + ver

Vida.+

Vida.

Érase una vez la historia de una vida, la de una niña que quería soñar, un niño que quería jugar y unos padres que sabían que vivir la vida era lo único importante. + ver

The Sunday Tale

The Sunday Tale

Principios.+

Principios.

Éranse una vez unos principios nuevos y complejos que no olían a finales felices por más que trataran de vestirse cada día de buenas noticias. + ver

The Sunday Tale

The Sunday Tale

Voltaire.+

Voltaire.

Érase una vez la historia del hombre que definió la estupidez como enfermedad, la fuerza de la mentira cuando se repite y la esencia de los ‘ofendiditos’. Voltaire. + ver

The Sunday Tale

Rodando.+

Rodando.

Érase una vez la historia de unos bichos bolita discordantes que querían rodar camino arriba en lugar de hacerlo, como todos, camino abajo. + ver

En Portada