Vídeos

cerrar

Marche pour la cérémonie des Turcs. Jean-Baptiste Lully. Vídeo, letra e información.

Comedia-Ballet con música del prestigioso compositor que dominó la escena francesa durante el reinado del Rey Sol.

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

En noviembre de 1669, el sultán otomano Mehmed IV envió a Soliman Aga a la corte de Luis XIV y el rey se apresuró a recibirlo con todo el lujo y boato propio de la corte del Rey Sol. Sentado en su soberbio trono de plata, vistiendo sus mejores brocados y cubierto de oro y diamantes, en el Gran Salón de Recepciones se dio cuenta que aquel no era un embajador sino un simple emisario, lo que consideró una burla. Altanero y fatuo, inmediatamente ordenó a su protegido, Jean-Baptiste Lully, que compusiese un ballet para ridiculizar a los turcos.

Durante su reinado, Luis XIV impulsó diferentes tipos de espectáculos musicales, el ballet de cour, la comedie-ballet y la tragédie lyrique, el equivalente francés de la ópera italiana. Gozando de la protección del rey, en sus tragédie lyrique el florentino Jean-Baptiste Lully había perfeccionado los recursos técnicos y musicales desplegados anteriormente en sus comedie-ballet, una de las cuales es la adaptación de la famosa Le Bourgeois Gentilhomme del célebre dramaturgo Molière. En ella, Monsieur Jordain – un próspero gentilhombre impaciente por escalar en la pirámide social-, se niega al matrimonio de su hija Lucile con Cleónte, por no ser éste noble. El pretendiente, a través de un criado que se hace pasar por el mensajero de un supuesto Gran Soberano Turco, le invita a presenciar su propio nombramiento como Mamamouchi, gran distinción otomana inventada por Molière para la farsa.

Compuesta en prosa, esta Comedia-Ballet en cinco actos se estrenó por primera vez el 14 de octubre de 1670 en el castillo de Chambord ante Luis XIV y su familia, con el propio Molière en el papel de el señor Jourdain y Lully en el papel del Gran Muftí.

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

The Music

Buenas canciones que te sacudan la monotonía. Algunas ya las habrás oído, otras serán nuevas. Ójala que con todas toquemos tu corazón.

Newsletter

No te pierdas nada, que saber no ocupa lugar.