Vídeos

cerrar

Libertango.

Con Libertango, Piazzolla llevó al tango hasta sus límites, tan lejos que muchos tangueros viejos apenas llegaron a entenderlo.

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

En los orígenes de  Libertango es necesario tener presente que su autor, Astor Piazzolla, se trasladó con cuatro años junto a sus padres desde Mar del Plata a Nueva York, y allí vivió hasta que con quince años, en 1936, volvió a Argentina. En Estados Unidos creció escuchando un género muy popular por aquel entonces, el Jazz, que en su vertiente Cool, con figuras como Stan Getz, Chet Baker, Gil Evans o Gerry Mulligan, acabarían por influir en su futura concepción melódica y armónica.

Tomando clases con el pianista húngaro Bela Wilda, discípulo de Serguéi Rachmaninov, Piazzolla aprendió a amar la música clásica, especialmente a Bach. Pero no podía obviar la música de su tierra, el tango. Su padre era fanático de los tangos de la escuela evolucionista de los hermanos Julio y Francisco de Caro, dos músicos que aportaron al tango primitivo el acompañamiento armonizado del piano, los fraseos y las variaciones de los bandoneones, los contrapuntos del violín en contraste con el tema central y una nueva riqueza sonora y armónica. Su padre fue quien le regalaría a Piazzolla su primer bandoneón, uno que compró de segunda mano por 18 dólares.

En 1934, Piazzolla conoció de casualidad a Carlos Gardel durante una estancia del cantor argentino en Nueva York. Al Zorzal Criollole cayó bien aquel chaval que dominaba el inglés, idioma muy útil para moverse por la ciudad y que Gardel desconocía. Al año siguiente, Gardel le invitó a participar en el rodaje de la película El día que me quieras. Pero de vuelta a Argentina, a la hora de formar su primera orquesta en 1946, ese contacto temprano con el género no impidió a Piazzolla comprender que muerto Gardel el tango había entrado en decadencia.

Piazzolla comenzó a desarrollar un estilo propio, un tango distinto, a darle una nueva vida y nuevos horizontes a un género que, según los viejos tangueros, no admitía cambios ni novedades. El propio Piazzolla comentó Yo hice una revolución en el tango; rompí con viejos moldes y por eso me atacaron, y tuve que defenderme. Pero lo que nadie me puede negar es mi origen: tengo el tango marcado en el orillo.

Piazzolla llevó al tango hasta sus límites, tan lejos que en los círculos más purista del tango apenas llegaron a entenderlo. Denostado gran parte de su vida por la vieja guardia, ese fue precisamente su mérito, crear un tango nuevo firmemente anclado en el tango viejo, ese tengo el tango marcado en el orillo. Hoy Piazzolla no sólo es el músico de tango más célebre del mundo sino también un compositor cultivado por los más notables representantes de la música de concierto.

Ninguna obra representa mejor el espíritu renovador del llamado tango nuevo que Libertango, pieza escrita después de conocer al poeta Horacio Ferrer cuyo título es una palabra compuesta por los términos libertady tango. Publicado por primera vez en 1973 en Milán, Libertango fue la obra que llevó a la fama a Piazzolla fuera de Argentina. Ha sido trascrita para muchos instrumentos y formaciones, en esta ocasión para piano a cuatro manos, las de las pianistas (y hermanas) georgianas Gvantsa y Khatia Buniatishvili.

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

The Music

Buenas canciones que te sacudan la monotonía. Algunas ya las habrás oído, otras serán nuevas. Ójala que con todas toquemos tu corazón.

Flamaradas comparte un tercer adelanto de su nuevo álbum.+

Flamaradas comparte un tercer adelanto de su nuevo álbum.

La banda catalana Flamaradas anuncia que su disco saldrá en octubre.Tras compartir dos sencillos titulados "Farolillo (De Las Vidas Breves)" y "Perro Rojo", nos llega ahora un nuevo tema de Flamaradas, "El Rumor Eterno De La Autopista". Los tres singles sirven de adelanto a su próximo trabajo que se editará definitivamente después del verano tras el impass provocado por la pandemia. Si “Farolillo (De Las Vidas Breves)” era un tema donde las referencias a la música tradicional española o al rock andaluz de los años 70 se mezclaban con psicodelia o el rock independiente más actual, y en "Perro Rojo" la banda de Sant Joan Despí nos mostraba su cara más sencilla y delicada, en este nuevo sencillo sus sonidos orgánicos, ritmos sosegados y letras sugerentes nos acercan a un mundo propio del autor: los límites de la ciudad y la gente que los habita. Donde los edificios y las autopistas conviven y los ruidos mecánicos son parte del paisaje, Daniel Flamaradas nos canta su experiencia con unos adolescentes de periferia, que en su acelerado paso a la edad adulta, sienten un profundo desprecio por el futuro. Conscientes de que no lo tienen, ejercen la disidencia como único acto de rebeldía posible. La producción del álbum ha corrido a cargo de Cristian Pallejà y Ferran Resines y la grabación se ha realizado en Caballo Grande, en Barcelona. “El Rumor Eterno De La Autopista” no solo es el tercer single del próximo disco de Flamaradas sino que además abre un enorme horizonte de expectativas ante un trabajo que promete redescubrir a una banda con una larga trayectoria y una propuesta musical cada vez más interesante. Flamaradas nació como el proyecto personal de Daniel Magallón, cuando, tras una dilatada carrera como guitarrista de rock alternativo, decidió establecerse en solitario y dar rienda suelta al amasijo de músicas que le hierven en la cabeza. En 2012 saóa su primer disco, “Cancionero Saturnino”, tres años más tarde el segundo, “Pasaje Entre Las Cañas” en 2015. Ya en 2017, un momento bastante prolífico, salieron a la luz el mini LP “Flamaradas A Prat” y el tercer larga duracion con el título homónimo “Flamaradas”. Durante todo este tiempo ha ido aglutinando a su alrededor una serie de músicos excelentes con los que en la actualidad forman una vigorosa banda con un repertorio sólido y un directo solvente. La música de Flamaradas es difícil de catalogar, pues bebe de muchas y variadas fuentes: desde la música popular hasta el rock minimalista, pasando por el folclore americano (del norte y del sur), el rock progresivo andaluz o la psicodelia. Algunos la han definido como un punto medio entre Paco Ibáñez y Nick Cave, mientras que otro crítico situaba su voz entre Atahualpa Yupanqui y Alan Vega. Tan importante como la música o el estilo vocal son las letras de Flamaradas, que se mueven entre el surrealismo y lo cotidiano, creando un mundo onírico y muy personal que en ocasiones pueden remitir a músicos y poetas como Kiko Veneno, Federico García Lorca o Dylan Thomas. Daniel Magallón empezó en la música a mediados de los años noventa cuando, junto a otros tres estudiantes de Bellas Artes, montó la banda de punk-dadaísta Joder Around. Ya en el nuevo milenio, formó el grupo Silvia Coral y los Arrecifes, que editaban para Producciones Doradas, discográfica de la que fue socio fundador junto a Daniel Granados y Joe Crepúsculo, y en la que trabajó durante sus primeros años. La formación también desaparece tras cinco años de actividad y es en ese momento fue cuando Daniel decidió emprender su camino en solitario bajo el nombre de Flamaradas. + ver

Newsletter

No te pierdas nada, que saber no ocupa lugar.