Vídeos

cerrar

El Réquiem romántico de Dvorak.

El Réquiem de Dvorak se une a los de Mozart, Brahms, Verdi y Fauré para completar el repóquer de réquiems más sublime de la historia.

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

A comienzos de la década de 1880, la reputación de Dvorak en Europa se había disparado considerablemente tras los éxitos de sus Danzas eslavas, su Sexta sinfonía y el Stabat Mater. Gracias a esto, en 1884 se marchó a Inglaterra, donde recibió varios encargos, fue nombrado miembro de honor de la Sociedad Filarmónica de Londres y nombrado doctor honoris causa por la Universidad de Cambridge. Aquellos encargos fueron recibidos con enorme entusiasmo por el público británico, especialmente el Réquiem op. 89, compuesto para el festival de música de la ciudad de Birmingham.

Dvorak comenzó a componer el Réquiem a principios de enero de 1890, lo finalizó en octubre del mismo año, y lo estrenó el 9 de octubre de 1891 bajo la dirección del propio maestro checo. A finales de ese año, ya estaba publicado en Londres. No sería la única vez que Dvorak dirigiera la obra, pues se tiene constancia de que antes de partir a Estados Unidos, lo dirigió en Manchester, Olomouc y Praga. El mayor éxito lo obtuvo, sin embargo, en Viena en 1900, donde curiosamente consiguió el favor absoluto de un público que anteriormente se había mostrado abiertamente hostil.

El texto que Dvorak emplea en la composición de su Réquiem es el tradicional texto litúrgico latino, del que se sirve para construir una fastuosa misa de difuntos romántica concebida, debido a su duración –más de 90 minutos, demasiado extensa para una función religiosa-, para ser interpretado en sala de conciertos, más que en ceremonias fúnebres religiosas. Además, el Réquiem requiere cuatro solitas, un gran coro, y un número importantes de instrumentos –al estilo de las últimas orquestas románticas- impropio del coro de una iglesia.

El compositor checo se sirve de un leitmotiv que se repite durante toda la obra y que Dvorak ya había usado en otras ocasiones: cuatro notas cromáticas sincopadas a modo de evocación de la fuga del segundo Kyrie de la Misa en Si menor BWV 232 de Johann Sebastian Bach. Entre fragmentos de gran recogimiento y momentos de grandes explosiones dramáticas, la carga lírica de la obra se hace especialmente relevante en determinadas partes, como en el Gradual, el Recordare, el ofertorio y algunas secciones del Confutatis, con el que os dejamos.

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

The Music

Buenas canciones que te sacudan la monotonía. Algunas ya las habrás oído, otras serán nuevas. Ójala que con todas toquemos tu corazón.

Flamaradas comparte un tercer adelanto de su nuevo álbum.+

Flamaradas comparte un tercer adelanto de su nuevo álbum.

La banda catalana Flamaradas anuncia que su disco saldrá en octubre.Tras compartir dos sencillos titulados "Farolillo (De Las Vidas Breves)" y "Perro Rojo", nos llega ahora un nuevo tema de Flamaradas, "El Rumor Eterno De La Autopista". Los tres singles sirven de adelanto a su próximo trabajo que se editará definitivamente después del verano tras el impass provocado por la pandemia. Si “Farolillo (De Las Vidas Breves)” era un tema donde las referencias a la música tradicional española o al rock andaluz de los años 70 se mezclaban con psicodelia o el rock independiente más actual, y en "Perro Rojo" la banda de Sant Joan Despí nos mostraba su cara más sencilla y delicada, en este nuevo sencillo sus sonidos orgánicos, ritmos sosegados y letras sugerentes nos acercan a un mundo propio del autor: los límites de la ciudad y la gente que los habita. Donde los edificios y las autopistas conviven y los ruidos mecánicos son parte del paisaje, Daniel Flamaradas nos canta su experiencia con unos adolescentes de periferia, que en su acelerado paso a la edad adulta, sienten un profundo desprecio por el futuro. Conscientes de que no lo tienen, ejercen la disidencia como único acto de rebeldía posible. La producción del álbum ha corrido a cargo de Cristian Pallejà y Ferran Resines y la grabación se ha realizado en Caballo Grande, en Barcelona. “El Rumor Eterno De La Autopista” no solo es el tercer single del próximo disco de Flamaradas sino que además abre un enorme horizonte de expectativas ante un trabajo que promete redescubrir a una banda con una larga trayectoria y una propuesta musical cada vez más interesante. Flamaradas nació como el proyecto personal de Daniel Magallón, cuando, tras una dilatada carrera como guitarrista de rock alternativo, decidió establecerse en solitario y dar rienda suelta al amasijo de músicas que le hierven en la cabeza. En 2012 saóa su primer disco, “Cancionero Saturnino”, tres años más tarde el segundo, “Pasaje Entre Las Cañas” en 2015. Ya en 2017, un momento bastante prolífico, salieron a la luz el mini LP “Flamaradas A Prat” y el tercer larga duracion con el título homónimo “Flamaradas”. Durante todo este tiempo ha ido aglutinando a su alrededor una serie de músicos excelentes con los que en la actualidad forman una vigorosa banda con un repertorio sólido y un directo solvente. La música de Flamaradas es difícil de catalogar, pues bebe de muchas y variadas fuentes: desde la música popular hasta el rock minimalista, pasando por el folclore americano (del norte y del sur), el rock progresivo andaluz o la psicodelia. Algunos la han definido como un punto medio entre Paco Ibáñez y Nick Cave, mientras que otro crítico situaba su voz entre Atahualpa Yupanqui y Alan Vega. Tan importante como la música o el estilo vocal son las letras de Flamaradas, que se mueven entre el surrealismo y lo cotidiano, creando un mundo onírico y muy personal que en ocasiones pueden remitir a músicos y poetas como Kiko Veneno, Federico García Lorca o Dylan Thomas. Daniel Magallón empezó en la música a mediados de los años noventa cuando, junto a otros tres estudiantes de Bellas Artes, montó la banda de punk-dadaísta Joder Around. Ya en el nuevo milenio, formó el grupo Silvia Coral y los Arrecifes, que editaban para Producciones Doradas, discográfica de la que fue socio fundador junto a Daniel Granados y Joe Crepúsculo, y en la que trabajó durante sus primeros años. La formación también desaparece tras cinco años de actividad y es en ese momento fue cuando Daniel decidió emprender su camino en solitario bajo el nombre de Flamaradas. + ver

Newsletter

No te pierdas nada, que saber no ocupa lugar.