Vídeos

cerrar

“La Flauta Mágica”. Wolfgang Amadeus Mozart. Vídeo, letra e información.

La Flauta Mágica de Mozart, un simple cuento de hadas...¿o no?.

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

La Flauta Mágica es una ópera popular -como la Ópera Cómica francesa o nuestra Zarzuela- en dos actos con música de Mozart y libreto de Emanuel Schikaneder, empresario teatral y su cuñado. Con 35 años y a dos meses de morir, sería la última ópera que Mozart estrenaría en vida. En la actualidad es, probablemente, la ópera más representada en todo el mundo.

Su argumento es tan complicado como la vida del propio Mozart; allí donde algunos ven un simple cuento de hadas, otros la ven llena de simbología e influencia masónica. Lo cierto es que la lucha entre la luz –Papageno- y la oscuridad –La Reina de la Noche- ha dado para mucho en la historia de la humanidad, aunque también es cierto que la masonería estaba perseguida de forma implacable por las autoridades austrohúngaras en el momento de escribirla. Y ya sabemos que para este niño prodigio entre escribir y estrenar había un periodo muy breve de tiempo.

Sin entrar en más observaciones, me apetece dejarlo en un simple cuento de hadas en el que Papageno es un pajarero bonachón -el hombre común- que acompaña al espiritual príncipe Tamino -el intelectual- en busca de una compañera –Papagena-. ¿O no es así?.

Os dejamos con el conocido, y no por menos exigente, dueto del Pa pageno Pa pagena.

Letra de La Flauta Mágica del disco Festival de Salzburgo - 2006, Christian Gerhaher, Irena Bespalovaote y Riccardo Muti.

PAPAGENO (ruft mit seinem Pfeifchen) Papagena! Papagena! Papagena! Weibchen! Täubchen! meine Schöne! Vergebens! Ach, sie ist verloren! Ich bin zum Unglück schon geboren! Ich plauderte, und das war schlecht, Und drum geschieht es mir schon recht! Seit ich gekostet diesen Wein, Seit ich das schöne Weibchen sah, So brennt’s im Herzenskämmerlein, So zwickt’s hier, so zwickt’s da. Papagena! Herzensweibchen! Papagena, liebes Täubchen! ‘s ist umsonst, es ist vergebens! Müde bin ich meines Lebens! Sterben macht der Lieb’ ein End’, Wenn’s im Herzen noch so brennt. (Er den Strick von seiner Mitte) Diesen Baum da will ich zieren, Mir an ihm den Hals zuschnüren, Weil das Leben mir mißfällt; Gute Nacht, du falsche Welt. Weil du böse an mir handelst, Mir kein schönes Kind zubandelst, So ist’s aus, so sterbe ich; Schöne Mädchen, denkt an mich, Will sich eine um mich Armen, Eh’ ich hänge, noch erbarmen, Nun, so laß ich’s diesmal sein! Rufet nur, ja oder nein! Keine hört mich; alles stille! Also ist es euer Wille? Papageno, frisch hinauf! Ende deinen Lebenslauf! Nun, ich warte noch, es sei, Bis man zählet: eins, zwei, drei. (Pfeift.) Eins! Zwei! Drei! Nun, wohlan, es bleibt dabei, Weil mich nichts zurücke hält, Gute Nacht, du falsche Welt! (Will sich hängen.) DREI KNABEN (fahren herunter) Halt ein, o Papageno! und sei klug, Man lebt nur einmal, dies sei dir genug! PAPAGENO Ihr habt gut reden, habt gut scherzen; Doch brennt’ es euch, wie mich im Herzen, Ihr würdet auch nach Mädchen gehn. DIE DREI KNABEN So lasse deine Glöckchen klingen, Dies wird dein Weibchen zu dir bringen. PAPAGENO Ich Narr vergaß der Zauberdinge! (Nimmt sein Glockenspiel heraus) Erklinge, Glockenspiel, erklinge! Ich muß mein liebes Mädchen seh’n. (Die drei Knaben holen Papapgena) Klinget, Glöckchen, klinget, Schafft mein Mädchen her! Klinget, Glöckchen, klinget! Bringt mein Weibchen her. DIE DREI KNABEN (im Hinaufschweben) Nun, Papageno, sieh dich um! PAPAGENO Pa-pa-pa-pa-pa-pa-Papagena! PAPAGENA Pa-pa-pa-pa-pa-pa-Papageno! PAPAGENO Bist du mir nun ganz gegeben? PAPAGENA Nun, bin ich dir ganz gegeben! PAPAGENO Nun, so sei mein liebes Weibchen! PAPAGENA Nun, so sei mein Herzenstäubchen! BEIDE Welche Freude wird das sein, Wenn die Götter uns bedenken, Unsrer Liebe Kinder schenken, So liebe, kleine Kinderlein! PAPAGENO Erst einen kleinen Papageno! PAPAGENA Dann eine kleine Papagena! PAPAGENO Dann wieder einen Papageno! PAPAGENA Dann wieder eine Papagena! PAPAGENO, PAPAGENA Papageno! Papagena! Es ist das höchste der Gefühle, Wenn viele, viele Pa-pa-Papageno, Pa-pa-Papagena, Der Eltern Segen werden sein. Traducción PAPAGENO (llama con su silbato) ¡Papagena, Papagena, Papagena! ¡Mujercita, pichoncita, hermosa mía! ¡Es inútil! ¡Ay, la he perdido! Es que he nacido para ser desgraciado. He parloteado, y eso no estaba bien, y por eso me lo tengo bien merecido. Desde que probé aquel vino… Desde que vi a la bella mujercita, mi corazón arde en lo más íntimo, me pincha en un lado y me pincha en el otro. ¡Papagena, mujercita de mi corazón! ¡Papagena, pichoncita querida! ¡Es inútil, no sirve de nada! ¡Estoy cansado de mi vida! La muerte pone fin al amor, cuando quema tanto en el corazón. (coge una cuerda) Adornaré este árbol, me colgaré del cuello, pues la vida me desagrada; buenas noches, negro mundo, que tan mal me tratas y no quieres darme una bella niña. Todo ha acabado, voy a morir, pensad en mí, bellas muchachas. Si alguna quiere, antes de que me cuelgue, apiadarse de este pobre, ¡bueno, lo dejaría por esta vez! Decid únicamente: ¡sí o no! ¡Ninguna me ha oído, todo está en silencio! ¿Eso es, pues, lo que queréis? ¡Papageno, ánimo, arriba! Pon fin a la carrera de tu vida. Bueno, esperaré, pero sólo hasta que cuente uno, dos y tres. (silba) ¡Uno…! ¡Dos…! ¡Tres…! ¡Bien, aquí nos quedamos! Puesto que nadie me detiene, ¡buenas noches, pérfido mundo! (Se dispone a colgarse.) LOS TRES MUCHACHOS (descienden suspendidos de lo alto) Deténte, oh Papageno, y sé sabio; se vive una sola vez, que eso te baste. PAPAGENO Habláis bien, bromeáis bien. Pero si vuestro corazón os quemase como el mío, también andaríais buscando muchachas. LOS TRES MUCHACHOS Toca tu carillón, eso te traerá a tu mujercita PAPAGENO ¡Pero estoy loco!… ¡Mis instrumentos mágicos! (saca el carillón) ¡Resuena, carillón, resuena! He de ver a mi querida muchacha. (los muchachos traen a Papagena) ¡Resuena, carillón, resuena! ¡Tráeme a mi muchacha! ¡Resuena, carillón, resuena! ¡Tráeme a mi mujercita! LOS TRES MUCHACHOS (ascendiendo) ¡Papageno, mira a tu alrededor! PAPAGENO ¡Pa, Pa, Pa, Pa, Pa, Pa, Papagena! PAPAGENA ¡Pa, Pa, Pa, Pa, Pa, Pa, Papageno! PAPAGENO ¿Ahora eres toda mía? PAPAGENA ¡Ahora soy toda tuya! PAPAGENO ¡Bien, entonces sé mi mujercita! PAPAGENA ¡Bien, entonces sé mi pichoncito! PAPAGENO, PAPAGENA ¡Qué alegría habrá! Si los dioses conceden hijos a nuestro amor, ¡niñitos queridos, pequeñitos! PAPAGENO ¡Primero un pequeño Papageno! PAPAGENA ¡Y luego una pequeña Papagena! PAPAGENO ¡Y luego otro Papageno! PAPAGENA ¡Y luego otra Papagena! PAPAGENO, PAPAGENA ¡Papageno! ¡Papagena! Será la más grande de los dichas, cuando muchos, muchos Pa, Pa, Papageno, Pa, Pa, Papagena sean la bendición de sus padres.

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

The Music

Buenas canciones que te sacudan la monotonía. Algunas ya las habrás oído, otras serán nuevas. Ójala que con todas toquemos tu corazón.

302 Found

Found

The document has moved here.

Newsletter

No te pierdas nada, que saber no ocupa lugar.