Vídeos

cerrar

El dúo maullador.

  • E-Mail Text Link for Post
  • pinit
  • g+ 1
  • Tweet
  • facebook
  • WhatsApp

La historia: un niño se niega a hacer los deberes del colegio. La madre le castiga a quedarse encerrado en su habitación, dejándole como merienda sólo una taza de té sin azúcar y un trozo de pan duro. El protagonista da rienda a su enojo, rompe muebles, rompe la tetera y el péndulo del reloj, y maltrata al gato. Pero la gota de la paciencia ya ha rebosado: los objetos y animales tienen su corazoncito y no están dispuestos a soportar la rabieta. Un viejo aparece planteándole problemas matemáticos a resolver, sale la luna, y el gato y la gata se unen en un dueto, el duo miaulé o  El dúo maullador.

En 1916, el entonces director de la Ópera de París, Jacques Rouché, solicitó a su amiga la escritora Colette, la escritura de un libreto para ballet de ambiente fantástico sobre los sueños de un niño perseguido por juguetes y animales maltratados por él llamado Ballet pour ma filleMaurice Ravel fue el elegido para musicalizar la historia, aunque debido a problemas personales, abandonó el proyecto hasta 1919. Entonces decidió crear una ópera y no un ballet, llamándolo  L´enfant et les sortilèges -El niño y los sortilegios-, obra que conforma, junto con La hora española, la producción lírica de Ravel.

El niño y los sortilegios es una más de las muchas colecciones de canciones con un cuento en cada una. Probablemente, Ravel estuvo estimulado por la existencia de otro ciclo antecedente inmediato, el de las siete canciones de La Nodriza para canto y piano de Mussorgsky. Este ciclo fue muy conocido en Europa occidental en tiempos de Ravel, e incluso Liszt hizo un arreglo para piano solo. es una obra maestra, una joya maestra del repertorio lírico formada por sucesión de cuadros independientes que mezclan una multitud de géneros musicales: jazz, foxtrot, ragtime, polka, vals, música coral y un dúo maullador. Una obra maestra de la música del siglo XX que reproduce las numerosas onomatopeyas que Colette introdujo en el libreto. Para hacerlo, Ravel introduce instrumentos poco habituales en la música clásica, como un rallador de queso, una carraca con manivela, crótalos, bloques de madera, un látigo, y los maullidos de los cantantes.

NULL
  • E-Mail Text Link for Post
  • pinit
  • g+ 1
  • Tweet
  • facebook
  • WhatsApp

Moda de Interior

No corta el mar sino vuela

The Music

Buenas canciones que te sacudan la monotonía. Algunas ya las habrás oído, otras serán nuevas. Ójala que con todas toquemos tu corazón.

Meta información

Newsletter

No te pierdas nada, que saber no ocupa lugar.