The Mamas.

Porque ser madre me ha hecho valorar muchas cosas, que hasta ahora estaban dentro ...

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

Creo que ya lo he dicho en alguna ocasión, pero no sabéis lo que me he estado acordando de mi madre este último año. Y no es una cuestión de morriña, porque ya son  dieciocho años fuera de casa, entre estudios universitarios y la elección de una vida al lado de la persona con la que compartir más que sonrisas.

Pero desde el 23 de noviembre del pasado año, ella, sus palabras y sus formas de hacer, están todo el tiempo rondándome. Y es inevitable porque ser madre me ha hecho entender y valorar muchísimas cosas que hasta ahora estaban dentro de lo normal, de las cosas que yo entendía que mi madre tenía que hacer, sin valorar sacrificios, tiempo invertido o gestión de problemas. Y esto me ha hecho pensar muchísimo.

Y no será porque personajes de la talla de Balzac, Bersot, Pemán, Lincoln o el mismísimo Napoleón no nos lo hubieran advertido: nada como una madre. Por la ternura, el amor desinteresado y la dedicación. Eso decían ellos, y yo ratifico, porque es verdad que de pronto das sin esperar, quieres y te dedicas en un porcentaje desconocido. Y cuando reparas en esto es imposible no hacer la conexión.

Así que pensando en el dicho madre no hay más que una (ni padre, no se vaya a sentir nadie ofendido), aprovecho para hacer un alto e invitaros a pensar en lo que para ellas cambió la vida el día que comenzamos a ocupar su tiempo, sus inquietudes y sus prioridades. Con el único propósito de  poder valorarlo y agradecerles haber estado ahí en la manera en la que lo han hecho.

Y aunque todas estas cosas no se hacen esperando nada a cambio, es verdad que el reconocimiento logra identificar el alcance de su entrega y la admiración que llegamos a sentir después de toda una vida dedicada. Así que desde aquí un gracias muy grande.

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

Oops

La versión más personal de todos nosotros, los que hacemos Loff.it. Hallazgos que nos gustan, nos inquietan, nos llenan, nos tocan y que queremos comentar contigo. Te los contamos de una forma distinta, próxima, como si estuviéramos sentados a una mesa tomando un café contigo.

Corre.+

Corre.

Corre. Correr por tu vida y por la suya. Correr por tu libertad y por la libertad misma. Huir para no sucumbir. Eso y un cuento de domingo y sueños raros. + ver

Newsletter

No te pierdas nada, que saber no ocupa lugar.