Un paseo por el Prado con Juan Eslava Galán.

El Museo del Prado no es sólo la mejor pinacoteca del mundo; es también el álbum familiar de los Austrias y los Borbones, que describe en este libro Juan Eslava Galán.

  • E-Mail Text Link for Post
  • pinit
  • g+ 1
  • Tweet
  • facebook
  • WhatsApp

La historia comienza en Valladolid, una gélida mañana otoñal de 1469. Aquel día, una boda iba a cambiar el destino de España para siempre. Cuenta Juan Eslava Galán que la novia era muy joven, menuda, rubia, ancheta de caderas y con cierta tendencia a engordar. El novio, en cambio era “home de mediana estatura, bien proporcionado en sus miembros, en las facciones de su rostro bien compuesto, los ojos rientes, los cabellos prietos é llanos, según lo describe Hernando del Pulgar”.

A partir de ese acontecimiento, la boda de los Reyes Católicos, y de los retratos reales que cuelgan en el Museo del Prado, el autor recopila en La familia del Prado todas las historias ocultas y chismes palaciegos de las dos dinastías que han dirigido los derroteros de nuestro país desde hace más de cinco siglos: los Austrias y los Borbones.

Apasionado por la Edad Media, Juan Eslava Galán he escrito una docena de novelas —En busca del unicornio fue su primer éxito— e infinidad de ensayos, muchos memorables como Una historia de la Guerra Civil que no va a gustar a nadie (Planeta, 2005) o La Revolución rusa contada para escépticos (2017). También ha traducido la poesía de T.S. Eliot y escribe novelas de ficción histórica bajo el pseudónimo de Nicholas Wilcox.

Se crio en (Arjona) Jaén, en el seno de una familia de olivareros, que como él mismo afirma, “se empeñaron en darle estudios”. No es que aprovechase su paso por el colegio con entusiasmo. Sí lo hizo en la universidad. Obtuvo una licenciatura en Filología Moderna, en la Universidad de Granada, amplió estudios en Bristol y Lichfield (Reino Unido) y fue alumno y profesor asistente de la Universidad de Aston en Birmingham.

Esta última obra del escritor jienense —recién publicada por Planeta— no es ni mucho menos un tratado sobre la pintura o los retratos reales desde el punto de vista artístico. Al contrario, es una historia sobre la historia, una “intrahistoria”, describe el autor, en la que narra cinco siglos de la monarquía española, desde Isabel la Católica (1451-1504), hasta Juan Carlos I y familia. En las páginas de la Familia del Prado, los lienzos del museo cobran otra dimensión gracias a la literatura del autor, a su estilo preciso y divertido, su erudición como historiador y su sentido del humor.

A veces también habla de pintura, pero sobre todo incide en la vida de los reyes, sus costumbres, sus manías, sus taras, sus caracteres… Y un sinfín de anécdotas auténticas y documentadas acordes con la personalidad de cada uno de ellos. Eslava desvela la crueldad de Carlos II, “psicópata” de manual, deforme y malvado capaz de asar liebres vivas o cegar a todos los caballos de las cuadras con hierros candentes. También se acerca a la princesa Margarita a través de la obra de Velázquez. La dulce niña condenada a ser reina y a parir uno tras otro los hijos que Dios le dio y a morir, como así sucedió,de una infección bacteriana generalizada tras el parto del tercero.

Fernando VII, Ana de Austria, las majas de Goya… y una larga lista de personajes reales (o no tanto) pasan por la galería literaria de Eslava Galán elaborada a través de las crónicas de historiadores o las cartas entre los embajadores extranjeros.

+

La familia del Prado. Juan Eslava Galán. Fecha de publicación: 23 de octubre 2018. Idioma: Español. ISBN: 978-84-08-19442-2

NULL

Más información PlanetaMuseo del PradoJuan Eslava Galán

  • E-Mail Text Link for Post
  • pinit
  • g+ 1
  • Tweet
  • facebook
  • WhatsApp

Oops

La versión más personal de todos nosotros, los que hacemos Loff.it. Hallazgos que nos gustan, nos inquietan, nos llenan, nos tocan y que queremos comentar contigo. Te los contamos de una forma distinta, próxima, como si estuviéramos sentados a una mesa tomando un café contigo.

Equilibrios.+

Equilibrios.

Érase una vez...la vida; qué poco podía hacerlos felices a veces, pensó, y cuánto costaba llegar en ocasiones a aquel poco, la vida era una cuestión de equilibrios, renunciar a los máximos para degustar los medios con placer sin caer en los mínimos pero no era ése un equilibrio fácil de mantener. + ver

Meta información

Newsletter

No te pierdas nada, que saber no ocupa lugar.