El jardín del Prado: un paseo botánico por las obras del museo.

Eduardo Barba Gómez nos invita a pasear por el jardín del Prado para descubrir la belleza de las plantas que florecen en los lienzos.

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

Eduardo Barba Gómez es botánico, paisajista y profesor de jardinería. Desde su más tierna infancia sintió la llamada de las plantas. Cuenta que desde niño clasificaba los balcones y terrazas que veía desde la calle: los que tenían plantas y los que no. No extraña a nadie que dedicara su vida a la botánica, la jardinería y el arte. De este aromático cruce de aficiones surge El jardín del Prado. Un libro que recorre la botánica el museo a través de sus cuadros.

Barba Gómez lleva años analizando las plantas en la historia del arte y “entre todos los lugares en los que he realizado mi labor de investigación, el Museo del Prado ocupa el papel de maestro y padre”, afirma. En efecto, el museo del Prado alberga un inmenso jardín interior colgando de sus muros, un mundo botánico que se derramaba y florecía en las pinceladas de los cuadros, en los golpes de cincel de las esculturas. Flores y plantas brotan a cada paso. No hay sala, época o estilo pictórico que no se sumerja en la botánica. Especialmente los grandes maestros —El Bosco, Tiziano, Fortuny, Botticelli, Velázquez o Goya— plasman en sus obras claveles, caléndulas, malvas, milenramas, azucenas… Musas tan cautas que la mayoría apenas reparamos en ellas.

El autor ha catalogado las piezas (1.050 obras, entre cuadros, escultura y artes decorativas) expuestas del Museo del Prado que muestran algún detalle botánico, identificando sus especies. Elige aquellas que permitieran llevarse a casa una parte viva del cuadro, que puedan crecer en una simple maceta. Es maravilloso, por ejemplo, el jardín de la casa de Mariano Fortuny con sus malvas reales, petunias y adelfas, sus coníferas y calabazas, trepando por donde pueden; las treinta y cinco especies de plantas que crecen en el jardín de La Anunciación de Fra Angelico; Las violetas que pintó Tiziano en La bacanal de los andrios. O los tulipanes que florecen en El rapto de Proserpina (Rubens).

La propuesta del autor de mirar (oler) la pintura del Prado deteniéndose en las plantas y flores que crecen en los lienzos es, sin duda, un acercamiento evocador y también una manera de descubrir aspectos muy ligados a la historia del arte a través elementos que nos pasan tantas veces desapercibidos.

El libro se presenta esta tarde en el salón de actos del Jardín Botánico (Madrid). Eduardo Barba Gómez y Antonio Muñoz Molina repasan, dentro del ciclo El jardín escrito, la flora del Museo de Prado y también la de los museos y jardines de otros países: Bélgica, Francia, Italia, Países Bajos, Estados Unidos o Australia. Barba ha colaborado también con el Museo Lázaro Galdiano en un extenso estudio vegetal sobre las tablas flamencas de la colección, y con el Museo de Bellas Artes de Bilbao.

Más información EspasaEduardo BarbaMuseo del PradoReal Jardín Botánico

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

Oops

La versión más personal de todos nosotros, los que hacemos Loff.it. Hallazgos que nos gustan, nos inquietan, nos llenan, nos tocan y que queremos comentar contigo. Te los contamos de una forma distinta, próxima, como si estuviéramos sentados a una mesa tomando un café contigo.

Cine.+

Cine.

Érase una vez una mujer que soñaba con ser un personaje de película, el ensueño de un guionista llevado al cine que, tras el cartel de The End, descansaba en paz hasta la siguiente proyección. + ver

Newsletter

No te pierdas nada, que saber no ocupa lugar.