El coleccionismo pictórico en el Madrid del XIX.

Coincidiendo con las celebraciones del Bicentenario, el Museo del Prado presenta una publicación sobre el coleccionismo pictórico durante el siglo XIX.

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

El Museo del Prado y el Centro de Estudios Europa Hispánica acaban de presentar una publicación exquisita que profundiza en el conocimiento del mercado artístico del siglo XIX. Se trata de un volumen centrado en el coleccionismo privado, de manera especial en el creciente interés hacia la pintura española desarrollado por mecenas, coleccionistas, artistas, anticuarios o restauradores del Madrid de la época y la dimensión mercantil del arte.

El siglo XIX madrileño no sólo fue el germen del museo que hoy celebra sus doscientos años. También fue una época convulsa en la que se sucedieron levantamientos, desamortizaciones, guerras civiles, invasiones extranjeras, atentados, cambios de gobierno. Mientras República y Monarquía se disputaban la jefatura de estado con ahínco, un incipiente liberalismo burgués acercaba la modernidad a la corte. La capital se convirtió en un hervidero de ideologías y movimientos artísticos. Neoclasicismo, historicismo y romanticismo ocupaban los primeros puestos en las artes visuales y arquitectónicas.

El alumbrado y alcantarillado, el ferrocarril, los tranvías, el comercio y la industrialización alteraron profundamente la fisionomía de la ciudad que pasó de ser un espacio de mulas, barro, corralas, mercados callejeros y botillerías a una urbe de cafés literarios, mesones, bibliotecas, teatros y edificios señoriales.

En ese contexto de transformación social y cultural, colonizado por el nuevo poder económico burgués, el arte —sobre todo la pintura— adquiere una nueva dimensión mercantil. Aunque por encima de todos los pintores de la época brilla Goya —no sólo como pintor de la corte y padre de la pintura moderna, sino como escenógrafo del pueblo y el costumbrismo—, otros artistas comienzan a ceder frente al cambio de mentalidad. Ya no estaban protegidos por los reyes y aristócratas, sino sujetos a los gustos, la crítica, la estética de otros grupos sociales. También las Exposiciones Nacionales contribuyen a consolidar el nuevo pensamiento.

En El coleccionismo de pintura en Madrid durante el siglo XIX, Pedro J. Martínez Plaza analiza más de 140 colecciones particulares, así como la presencia, el desarrollo y el funcionamiento de comercios, ferias, mercados, almonedas, anticuarios y galerías de arte, muchos desconocidos hasta ahora. La estructura cronológica de la obra permite contextualizar no sólo a los coleccionistas, también explica la formación y dispersión de sus galerías de arte y el significado, el contenido y la fortuna crítica de éstas. El mecenazgo privado también ocupa buena parte de sus más de 500 páginas, que aborda igualmente la evolución del gusto por la pintura española, desde el interés casi exclusivo por los maestros antiguos hasta la presencia creciente de los artistas de la Restauración.

+

El coleccionismo de pintura en Madrid durante el siglo XIX. Pedro J. Martínez Plaza. 576 páginas; 86 ilustraciones en color. Publicación en español con la colaboración del Museo Nacional del Prado. ISBN 978-84-15245-81-0

Más información Museo del Prado

Diálogos de Libro Ana escribe otras cosas interesantes en su web Diálogos de Libro que merece la pena que sigas aquí: dialogosdelibro.es
  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

¿Tienes algo que aportar a "El coleccionismo pictórico en el Madrid del XIX."?

Moda de Interior

No corta el mar sino vuela

Oops

La versión más personal de todos nosotros, los que hacemos Loff.it. Hallazgos que nos gustan, nos inquietan, nos llenan, nos tocan y que queremos comentar contigo. Te los contamos de una forma distinta, próxima, como si estuviéramos sentados a una mesa tomando un café contigo.

Astenia.+

Astenia.

Érase una vez la historia de un malestar íntimamente unido a una estación que se vestía de flores y colores pero resultaba ser siempre la más traicionera de todas. Diagnóstico: astenia primaveral. + ver

Meta información

Newsletter

No te pierdas nada, que saber no ocupa lugar.