Un paseo por la Casa de la Sabiduría: Al-Khwarizmi.

Lo más relevante de Al-Khwarizmi fue su capacidad para anteponer el servicio a la ciencia por delante de la estricta tradición musulmana en la que vivía.

  • E-Mail Text Link for Post
  • pinit
  • g+ 1
  • Tweet
  • facebook
  • WhatsApp

Hacia el siglo IX aproximadamente se recopilaron los cuentos orientales conocidos como Las Mil y Una Noches. En el primero de ellos, Sherezade, para salvar la vida y quebrar su fatídico destino, noche tras noche, narra al visir y futuro marido cuentos maravillosos, a cuyo final llega precisamente al alba, lo que obliga a la inteligente mujer a dejar la narración hasta la noche siguiente. Y así hasta contar mil y una. Muchos de esos cuentos están protagonizados por el califa Harún Al-Rashid, que significa Aarón el Justo y su mujer Zobeida. Bajo el mandato de Al-Rashid el califato abasí disfrutó de una época de prosperidad y florecimiento intelectual. Al Mamun, su segundo hijo, continuó el enriquecimiento de la ciencia árabe y de la Academia de Ciencias creada por su padre, llamada la Casa de la Sabiduría. Se tradujeron al árabe obras científicas y filosóficas griegas e hindúes, y contaba con observatorios astronómicos.

En este ambiente creció un matemático al que debemos mucho quienes amamos las ciencias: Mohammed Ibn Musa abu Djafar Al-Khwarizmi, “Mohamed, hijo de Moisés, padre de Jafar, el de Khwarizm”.  Mucho se ha debatido acerca de su verdadero lugar de origen, a pesar de que en su propio nombre se indica que fue Khwarizm. Sí se sabe que murió en Bagdad, actual Irak, tras una vida dedicada a la ciencia: la Matemática, la Astronomía y la Geografía, en particular.

Las matemáticas que estudiamos en el colegio se deben en gran parte a sus avances: nuestro sistema de numeración  de origen hindu-árabe en base diez, la resolución de ecuaciones de segundo grado, y términos como algoritmo o álgebra.

En Astronomía, estudió la Luna, los eclipses y creó tablas de senos, cosenos y tangentes imprescindibles para estudiar la trayectoria de los astros.

En Geografía listó las latitudes y altitudes de montañas, ríos y accidentes para, gracias a la multitud de geógrafos a sus órdenes, componer el mapa más completo del mundo conocido en su época.

Pero lo más relevante de Al-Khwarizmi (pronunciado “Al-Juarizmi”) fue su capacidad para anteponer el servicio a la ciencia, la simplicidad y la facilidad para entender los secretos de las disciplinas que estudiaba, por delante de la estricta tradición musulmana en la que vivía. Incorporó los modos y maneras hindúes mucho más intuitivos y las aportaciones de los griegos.

El trabajo de Al-Khwarizmi fue heredado por el mundo latino gracias a la labor de estudio y traducción de otra escuela tan libre y avanzada como la Casa de la Sabiduría de Bagdad: la de Toledo en España.

 

NULL
  • E-Mail Text Link for Post
  • pinit
  • g+ 1
  • Tweet
  • facebook
  • WhatsApp

Moda de Interior

No corta el mar sino vuela

Oops

La versión más personal de todos nosotros, los que hacemos Loff.it. Hallazgos que nos gustan, nos inquietan, nos llenan, nos tocan y que queremos comentar contigo. Te los contamos de una forma distinta, próxima, como si estuviéramos sentados a una mesa tomando un café contigo.

Meta información

Newsletter

No te pierdas nada, que saber no ocupa lugar.