Leibniz y su viaje intelectual a China.

Dicen que él mismo era una persona tranquila y afable...

  • E-Mail Text Link for Post
  • pinit
  • g+ 1
  • Tweet
  • facebook
  • WhatsApp

Quizás nunca haya un hombre leído tanto, estudiado tanto, meditado más y escrito más que Leibniz… Lo que ha elaborado sobre el mundo, sobre Dios, la naturaleza y el alma es de la más sublime elocuencia.” Diderot, La Enciclopedia, Vol. 9. 1765.

Gottfried Wilhelm Leibniz (1646-1716), gran filósofo, gran matemático, es considerado como uno de los tres principales racionalistas del siglo XVII. Nacido en Leipzig, pasó su vida viajando por París, Londres y Viena. Filósofo cortesano y de espíritu profundamente religioso en medio de una Europa en guerra, estuvo siempre interesado por la integración de aparentes opuestos: católicos y protestantes, cartesianos y aristotélicos, ciencia y teología, y muy especialmente, Oriente y Occidente. Fuertemente influido por las ideas integradoras de Matteo Ricci, primer jesuita en establecer una misión en China y partidario de una política “acomodaticia” que permitiera a los cristianos conversos chinos mantener rituales autóctonos.

Leibniz, no solamente se sintió deslumbrado por la cultura y la filosofía budista sino que se interesó especialmente por el I Ching (1.150 a de C), el libro de las mutaciones que recoge la tradición china, y que se compone de diferentes hexagramas. Es un libro adivinatorio, moral y filosófico que ha cautivado a personajes como Carl Jung o Umberto Eco.

Leibniz estudió profusamente los hexagramas del I Ching porque dedujo que seguía un código binario y creyó que escondía una suerte de lenguaje universal. Sin embargo, su intento quedó en nada y, por más que la impronta y la admiración por la cultura china nunca abandonaron a Leibniz, tuvo que desistir en su intento de extraer un lenguaje binario lógico y universal en los hexagramas del libro de las mutaciones chino.

Leibniz encontró que, a pesar de que Occidente estaba más avanzado en ciencias teóricas, China era muy superior en filosofía. Y así lo transmitía cuando escribió: “Es difícil describir las leyes de los chinos, en contraste con las de otros pueblos, están dirigidas a la consecución de la tranquilidad pública y el establecimiento del orden social, de manera que los hombres se vean irrumpidos en sus relaciones lo menos posible”.

Dicen que él mismo era una persona tranquila y afable, que dedicó su vida a la filosofía y las matemáticas y a la búsqueda de ese orden natural maravilloso y total.

NULL
  • E-Mail Text Link for Post
  • pinit
  • g+ 1
  • Tweet
  • facebook
  • WhatsApp

Moda de Interior

No corta el mar sino vuela

Oops

La versión más personal de todos nosotros, los que hacemos Loff.it. Hallazgos que nos gustan, nos inquietan, nos llenan, nos tocan y que queremos comentar contigo. Te los contamos de una forma distinta, próxima, como si estuviéramos sentados a una mesa tomando un café contigo.

Meta información

Newsletter

No te pierdas nada, que saber no ocupa lugar.