header

Cerca de los cielos.

Sor Celeste, inteligente, prudente y siempre pendiente de la mala salud de su padre, murió de disentería a los 33 años. Su padre, Galileo, nunca lo superó.

  • E-Mail Text Link for Post
  • pinit
  • g+ 1
  • Tweet
  • facebook
  • WhatsApp

En 1992, trescientos cincuenta años después del juicio contra Galileo, el papa Juan Pablo II pidió perdón por los sufrimientos del astrónomo Galileo Galilei.

Pero si se puede decir algo de la ortodoxia religiosa de la vida de este científico, es que pecó más contra la Iglesia Católica por no casarse con la madre de sus tres hijos que por sus teorías heliocéntricas. Efectivamente, nunca se casó con Marina Gamba, con quien tuvo tres hijos: Virginia, Livia y Vincenzo.

Pero casi más que Marina, o que su madre, Giulia, la mujer que le prestó apoyo moral a lo largo de su existencia fue su hija mayor, Virginia. Ella, junto con su hermana Livia, un año menor, ingresaría en el convento de clarisas de san Matteo a la edad de trece años. De ellas, solamente Virginia mantuvo una relación epistolar permanente, íntima y amorosa con su padre. A pesar de la imagen de díscolo frente a la autoridad de la Iglesia que la historia ha ofrecido de Galileo, su hija mayor representa mejor que nada la comunión entre las facetas científica y piadosa, la fé y la razón, del controvertido astrónomo. Al entrar en el convento, cambió su nombre y se puso sor Celeste en honor a su padre y la pasión de éste por desentrañar los secretos del firmamento.

Sor Celeste, inteligente, prudente y siempre pendiente de la mala salud de su padre, murió de disentería a los 33 años. Su padre nunca lo superó.

Galileo, además de dos hijas clarisas, tuvo un nieto misionero llamado Cosme en honor a Cosme III, protector del científico, dos bisnietas monjas y al menos tres sobrinos que tomaron hábitos.

Lectura recomendada: La Hija de Galileo, Dava Sobel, Ed. Debate

  • E-Mail Text Link for Post
  • pinit
  • g+ 1
  • Tweet
  • facebook
  • WhatsApp

Oops

La versión más personal de todos nosotros, los que hacemos Loff.it. Hallazgos que nos gustan, nos inquietan, nos llenan, nos tocan y que queremos comentar contigo. Te los contamos de una forma distinta, próxima, como si estuviéramos sentados a una mesa tomando un café contigo.

Persistir.+

Persistir.

Érase una vez un verano de sol y de lluvia, de calor y de frío, de viento y de calma que enseñaba a las gentes como persistir en su buena vida a pesar de sus cambiantes designios. + ver

Leer.+

Leer.

Érase una vez la historia de alguien que sabía que había una lectura para cada momento, un momento para cada lectura y que siempre era momento de leer. + ver

Meta información

Newsletter

No te pierdas nada, que saber no ocupa lugar.

Advertisement < Advertisement