Compartir: la buena mesa.

Al idílico Cadaqués este año se ha unido esta propuesta gastronómica.

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

A los muchos encantos que encierra idílico pueblo mediterráneo de Cadaqués, este año se ha unido la propuesta gastronómica que Oriol, Eduard y Mateu han materializado este verano bajo el nombre de Compartir.

Ocupando un emblemático local del casco antiguo del pueblo, estos tres jóvenes cocineros, formados en el ya mítico Bulli que estuvo situado en una cala cercana, mantienen viva la llama que encendió Ferrán Adriá con una cocina que busca, y en la mayoría de los casos consigue, deleitar los cinco sentidos, desde unos buñuelos de bacalao con aire de miel que provocan un inesperado maridaje en boca, a un shabu-shabu de salmón que inspirado en la cocina asiática sorprende tanto por su sabor como por su presentación.

Y para terminar no puede uno más que dejarse atrapar por una deliciosa espuma de crema catalana o con la excepcional tarta de queso con helado de arándano que poco o nada tiene que ver con la que estamos acostumbrados a degustar.

De este modo Compartir ha conseguido, y esperemos que sea capaz de mantener, aunar la mejor cocina tradicional con la modernidad que impuso en los fogones su maestro Adriá, y así consigue contentar tanto a los incondicionales del restaurante de la Cala Monjoi, como a los que renegaban de aquella cocina tan experimental. Y todo ello con una minuta que nos reserva la última grata sorpresa de la velada; todos los precios son de lo más contenidos y es fácil que la minuta baje de los 45 € por comensal.

De momento Compartir ha pasado con muy buena nota el examen de su primera temporada. Esperemos el próximo año tener la oportunidad de volver a hacer una reseña tan positiva.

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

Saborear

Directos al paladar. Productos tan deliciosos como difíciles de encontrar “cocinados” o embotellados, en series limitadas, bajo la vigilancia de los expertos más selectos.

Newsletter

No te pierdas nada, que saber no ocupa lugar.