Desierto.

Y son ya las cuarenta noches y sus cuarenta días. Y la tentación.

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

A veces uno necesita de un desierto, de la distancia y el vacío, de la ausencia de las cosas, de los bienes, del hábitat conocido, y exiliarse, pasar hambre, frío y alguna que otra miseria voluntaria de escaseces, de vivir con poco o nada, de hacer del tiempo virtud y virtud del tiempo, de ir hallándose en rincones, de la arena, de quermase al sol y helarse en las estrellas sintiendo y sintiéndose en los días desde la boca del estómago a las corvas y aún entre los codos. «Y, habiendo ayunado cuarenta días y cuarenta noches, al fin tuvo hambre.» Que en el ritmo y las rutinas se deja el margen de visión, perspectiva y panorámica, las horas y lugares, instantes de costumbres, lumbres de leña vieja, y ya ni uno mismo reconoce los rasgos del espejo cuando se encuentra largo rato y encaja con la real las dimensiones de su imagen, pliegues y canas, la que no tiene más que lo que tiene y asi se enseña. Y el vértigo, del tiempo, sí, y de las millones de cosas que nunca se habrán hecho porque no te has parado a un único propósito y te has entregado a un ciento. Bailan, te bailan las ideas, te sacan a bailar y dan las doce.

Brilla el sol. Es Madrid y es invierno. Y es el frío de hoy, y el de ayer, y el de mañana. Y es este Madrid de fríos de invierno. Y son ya las cuarenta noches y sus cuarenta días. Y la tentación. Mis manos se llenan de cañones, canales, suaves surcos. Todos necesitamos un desierto. Al menos uno.

Life looks good.

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

Oops

La versión más personal de todos nosotros, los que hacemos Loff.it. Hallazgos que nos gustan, nos inquietan, nos llenan, nos tocan y que queremos comentar contigo. Te los contamos de una forma distinta, próxima, como si estuviéramos sentados a una mesa tomando un café contigo.

Día D.+

Día D.

Érase una vez la historia de un Día D. Uno de tantos días nacionales, internacionales, mundiales... que se popularizaban como si fueran (¿lo eran?) preceptos de una nueva religión. + ver

Newsletter

No te pierdas nada, que saber no ocupa lugar.