Las rosas de Heliogábalo. Lawrence Alma-Tadema.

Los excesos de Heliogábalo son representados en esta obra en la que varios comensales mueren asfixiados por los pétalos de rosas y violetas.

  • E-Mail Text Link for Post
  • pinit
  • g+ 1
  • Tweet
  • facebook
  • WhatsApp

Reconozco que no conocía al pinto. Ni se trata de un cuadro que siempre haya admirado, como otros sobre los que me he permitido el lujo de comentar desde este rincón de mi casa en Loff.it. Reconozco que fueron razones equivocadas las que me movieron a detenerme en los trazos y los colores del lienzo. Y que cuando leí la historia me quedé aterrada. Pero a pesar del horror que representa, Las rosas de Heliogábalo me sigue pareciendo una belleza de cuadro.

Heliogábalo era un emperador romano que se ha incorporado a nuestro lenguaje común como signo de comida excesiva. “Comer como un heliogábalo” es la expresión típica en la que nos encontramos al emperador de origen sirio que reinó unos pocos años, en concreto del 218 al 222 d.C. Por supuesto que era un emperador caracterizado por sus excesos, pero no solamente en comida. Sus bacanales, sus excesos sexuales llegando a ofrecerse en prostíbulos, su excentricidad estaban fuera de todo lo aceptable en la Roma del siglo III. Pero además, Vario Avito Basiano, que era como se llamaba realmente, cometió el enorme error de cambiar la religión romana, reemplazando a Júpiter por  El-Gabal, dios del Sol sirio, conocido en Roma como Deus Sol Invictus. Fue emperador desde los 14 años hasta los 18, cuando fue asesinado. A nadie le sorprenderá, habida cuenta de la época y del personaje. Su nombre fue decretado damnatio memoriae, de manera que se borró de los anales de la historia. Y es entonces cuando comenzó la leyenda de los desmanes de Heliogábalo.

El cuadro del pintor neerlandés Alma-Tadema es de 1888, y representa una cena en la que el emperador decidió lanzar por sorpresa pétalos de rosas y violetas a sus invitados a una cena, en cantidad tan desmesurada, que algunos de los comensales murieron asfixiados. Al conocer la leyenda no pude por menos que sonreir y pensar en el título español de la película de cine negro de Joel Cohen, Muerte entre las flores.

NULL
  • E-Mail Text Link for Post
  • pinit
  • g+ 1
  • Tweet
  • facebook
  • WhatsApp

Moda de Interior

No corta el mar sino vuela

Oops

La versión más personal de todos nosotros, los que hacemos Loff.it. Hallazgos que nos gustan, nos inquietan, nos llenan, nos tocan y que queremos comentar contigo. Te los contamos de una forma distinta, próxima, como si estuviéramos sentados a una mesa tomando un café contigo.

Censura.+

Censura.

Érase una vez una tarde de domingo de invierno y frío, de lana, conversaciones, ideas, censura y liberdad; una de esas tardes en las que las cosas demuestran no ser siempre tan simples como parecen. + ver

Meta información

Newsletter

No te pierdas nada, que saber no ocupa lugar.