En Los Ángeles y San Francisco, California. Un templo sabor a ajo llamado The Stinky Rose.

Desde el entrante hasta el cocktail que remata una velada espectacular y en todos "la flor apestosa" es la absoluta protagonista de la carta.

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

Dicen que una vez que llegas a San Francisco, sólo tienes que seguir los dictámenes de tu nariz y dejarte llevar hasta ese aroma a ajos asados. Si esto fuera cierto, bastaría con acercarse a Little Italy, justo al terminar el Chinatown, y descubrir el templo de The Stinky Rose, el restaurante donde todas las recetas contienen ajo.

Una especie de tributo, de homenaje, de festín a la flor apestosa que ha estado presente en la historia de la humanidad desde mucho antes que los egipcios. En la decoración, hay miles de detalles y ornamentaciones inspirados en este bulbo. Personajes y productos de miles de rincones diferentes del mundo organizados, digamos, de una manera un tanto ecléctica y bastante kirsch. Pero es que el ambiente del restaurante va de mucho más de lo que piensas. Un poco cantina oscura y “cabaretera». Divertida, sin duda. Y es que aquí, estás en un mundo muy diferente.

Pero como te gusta el ajo, más allá de la ambientación, lo importante es la carta, ¿no? Todo tiene ajo. Todo (el postre también). Es verdad que encontrarás diferentes intensidades de sabor, porque no todo el mundo es tan fan. Pero prepárate para degustarlo desde el entrante hasta el cocktail.

Su cocina es de inspiración italiana-californiana, con entrantes como la sartén de dientes de ajo asados al horno con aceite de oliva extra virgen, mantequilla y un giro a anchoas. Que sepas que los ajos están asados durante horas y quedan absolutamente cremosos, ideales para untar la focaccia que te servirán… (Si es que de recordarlo se me hace agua la boca).

Dependiendo del hambre, puedes decantarte por una de las sartenes de mariscos con… ajos. Tu opción está entre mejillones, gambas y cangrejos ardientes y aromáticos en su versión pequeña, mediana o grande.

Cremas y sopas de mariscos. Imperdible es su crema de patata, cebollas y ajos asados que se corona con una masa y se gratina al horno para que todos los sabores florezcan y los degustes en su máxima expresión. Fondeu de espiancas, el cocktail de hummus, el queso Brie… las pizzas de Pepperoni, pesto y queso fontina… ¿Ya dije que todo venía preparado con ajos?

Versiones de ensaladas, para todos los gustos también con ajo. ¿Pastas? fetuccinis, cabello de ángel, gnoccis, lasagnas vegetales.. ajo, ajo… ¡más ajo!

Y te recuerdo que aún no hemos llegado a los principales… El increíble pollo asado con 40 dientes de ajo (shhhh… aquí tienes la receta), chuletas de cordero glaseadas con Chianti, chuletas de cerdo a la parrilla con manzanas caramelizadas, salmón o lubina a la parrilla… Con ajo, por supuesto. Mención aparte se merece el chuletón con puré de patatas al ajo (ay, ¡qué maravilla!) y espinacas a la crema

¿Te has quedado pensando en que también había postres? Aquí van, helado de ajos con salsa de dulce de leche (no lo pienses, sólo pruébalo), el brownie con nueces y mousse de Martini.

Como bien declaran en The Stinky Rose… Ellos acompañan el ajo con otros ingredientes. Más de 1.361 kg (sí, sí… kilos) de ajo utilizados cada mes en cada uno de sus restaurantes. Porque claro que no sólo está en San Francisco, en Beverly Hills está su versión angelina. Allí, podrás encontrar, también, el Drácula´s Martini (sí, con ajo), por ejemplo.

Raciones generosas y sabrosas, recetas aromáticas, sustanciosas, con sabores contundentes y siempre con ajo, mucho ajo, en su versión más deliciosa.

 

Localización

Más información The Stinky Rose

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

Saborear

Directos al paladar. Productos tan deliciosos como difíciles de encontrar “cocinados” o embotellados, en series limitadas, bajo la vigilancia de los expertos más selectos.

Newsletter

No te pierdas nada, que saber no ocupa lugar.