Melvin, el primer restaurante de Martin Berasategui en abrir sus cocinas en Tenerife.

Elije día y hora, haz tu reserva y no dejes de probar la cocina del restaurante Melvin by Martin Berasategui cuando visites Tenerife.

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

Melvin, el restaurante tinerfeño de Martín Berasategui que nos animó el confinamiento compartiendo con nosotros deliciosas recetas, es el primero de todos los establecimientos del ya mítico chef en abrir sus cocinas y su sala para recibir de nuevo a sus comensales.

La re-apertura del Restaurante Melvin, en Las Terrazas de Abama (Guía de Isora) se ha hecho con todas las precauciones que el COVID-19 nos impone: solo funcionará bajo el sistema de reserva previa, con su aforo reducido y nuevos protocolos higiénico sanitarios.

Diego Dato es quien manda en los fogonos de Melvin, bajo el asesoramiento de Martín Berasategui, y si quieres probar su cocina deberás reservar mesa para cenar los jueves viernes y sábados entre las 19:30 y las 22:00 horas.

Tres son los restaurantes asesorados por Berasategui en Abama Resort y Melvin es el primero en comenzar a funcionar tras el confinamiento que hemos sufrido esta pasada primavera; se trata de un restaurante de grandes dimensiones, algo que supone una notable ventaja actualmente por aquello de la distancia de seguridad, que nos espera además con novedades porque el equipo de cocina ha dedicado el confinamiento a trabajar en las novedades que descubrirás en su carta, una carta que ya no será física sino que tendrás que consultarla a través de códigos QR en tu dispositivo móvil.

Nada es del todo igual en la nueva normalidad pero tampoco nada es del todo diferente, cenar rico y bien sigue siendo posible en estupendos restaurantes como el Melvin by Martin Berasategui.

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

Saborear

Directos al paladar. Productos tan deliciosos como difíciles de encontrar “cocinados” o embotellados, en series limitadas, bajo la vigilancia de los expertos más selectos.

Newsletter

No te pierdas nada, que saber no ocupa lugar.