El cielo de Nueva York.

HAVEN Rooftop, una inmensa terraza dividida en una zona de cócteles y un restaurante de cocina francesa.

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

Alcanzar el cielo ha sido el sueño del hombre durante décadas y el de Nueva York en concreto siempre ha sido uno de los más codiciados. Desde los años 30 la fiebre de los rascacielos invadió por igual a arquitectos y hombres de negocios que se embarcaron en la construcción de edificios tan emblemáticos como el Bank of Manhattan Trust Building, el Edificio Chrysler, el Empire State –al cual treparía más tarde King Kong- y el último, el ONE World Trade Center, que ocupa el hueco dejado por las Torres Gemelas.

Aunque no todos los edificios pueden alcanzar el cielo, sí nos ofrecen la posibilidad de estar lo más cerca posible de él. Las terrazas que invaden Nueva York en verano son verdaderos oasis en los que descansar del bullicio, del ruido y de las prisas. El elegante Sanctuary Hotel New York, ubicado en pleno corazón de Manhattan, cuenta con un selecto espacio en su azotea reservado para aquellos que busquen sofisticación y buenas vistas.

Se llama HAVEN Rooftop y es una inmensa terraza dividida en una zona de cócteles y un restaurante de cocina francesa. Los muebles de madera de cedro se mezclan con las flores y árboles que llenan este especial espacio delimitado por paredes de cristal. Cuando las luces de Times Square se encienden, HAVEN Rooftop es el lugar idóneo para disfrutar de creaciones culinarias tan apetecibles como un tartar de atún, ensaladas, hamburguesas y su famoso pollo cajun.

Y por supuesto acompañarlas de los mejores cócteles, aderezarlas con las mejores vistas de Nueva York y rematarlas con el mejor ambiente.

Localización

1

Más información HAVEN Rooftop

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

Saborear

Directos al paladar. Productos tan deliciosos como difíciles de encontrar “cocinados” o embotellados, en series limitadas, bajo la vigilancia de los expertos más selectos.

Newsletter

No te pierdas nada, que saber no ocupa lugar.