Todos para uno.

Cinco elementos para un Aceite de Oliva Virgen Extra único, selecto y de extraordinaria calidad.

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

Aire, agua, tierra, fuego, madera. Los cinco elementos mágicos de la naturaleza se unen bajo el refugio verde del interior de la llanura manchega para crear la combinación perfecta, el más exquisito Aceite de Oliva Virgen Extra (AOVE) y su nueva denominación, 5 elementos, que resume la percepción y la filosofía que rige el saber hacer artesano de la Finca La Pontezuela.

Cinco elementos para un aceite único que, desde el cultivo del olivo al envasado final, viene definido por el carácter de las llanuras del olivar, el calor del sol, la experiencia, la dedicación, la ilusión, el esfuerzo y la pasión por la tierra pedregosa del Parque Natural de Los Cabañeros (Toledo) donde se ubica esta hacienda familiar dedicada exclusivamente al cuidado del olivar y la elaboración artesanal de un aceite de oliva de extraordinaria calidad y atributos únicos: baja acidez ,elevado contenido de antioxidantes naturales, marcado aroma afrutado y alto valor nutritivo.

5 elementos se presenta en tres versiones envasadas en botellas de 500 ml de vidrio opaco que preservan este exquisito “oro líquido” del aire, la luz, el calor y la humedad, conservando así toda su personalidad, intensidad y matices sensoriales. Tres deliciosos aceites de oliva monovarietales —100% Picual cuyo sabor dulce se potencia con aromas a fruta madura y hierba recién cortada, 100% Picual Selección Premium de intensa personalidad con notas de manzana, hoja y tomate verde y 100% Cornicabra, de sabor complejo con matices de fresa y recuerdos a hoja y almendra verde— procedentes del fruto de su propio olivar.

Más información Finca La Pontezuela

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

Saborear

Directos al paladar. Productos tan deliciosos como difíciles de encontrar “cocinados” o embotellados, en series limitadas, bajo la vigilancia de los expertos más selectos.

Newsletter

No te pierdas nada, que saber no ocupa lugar.