La caña no es solo para el aperitivo. 6 cervezas para comer.

¿Una cerveza? Mejor seis. Seleccionamos algunas para acompañar tus platos favoritos.

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

Cada vez más, el consumo de cerveza no es exclusivo de esa “caña” anónima a media mañana. Con el tiempo, esta bebida (una de las más consumidas del planeta) ha ido adquiriendo carácter y personalidad a medida que su cultura se ha ido difundiendo.

Gracias en gran parte al “boom foodie” que vivimos desde hace años, ha proliferado la difusión de las cualidades de la misma, sus distintas variedades, sus métodos de elaboración. Han proliferado también las marcas nuevas, las creaciones artesanas, los lanzamientos de conocidas empresas que, conscientes de este fervor, han investigado y presentado sofisticadas etiquetas con preparaciones curiosas, diferentes, deliciosas.

Los bebedores habituales están de enhorabuena porque las opciones se multiplican mes a mes. Y si bien sería osada la comparación con el mundo del vino, lo cierto es que parece acercársele paso a paso.

Hay cervezas ligeras, suaves, medias, con más o menos cuerpo, más intensas y menos. Todo dependerá del tostado de la cebada, de la cantidad de lúpulo y los aromas que aporte, del mayor o menor grado de fermentación.

Todas ellas, de una forma u otra, tienen su maridaje idóneo, su plato predilecto al que realzan y que las potencia. A grandes rasgos, las “lager” (baja fermentación) son idóneas para carnes grasas y rojas. Las “ale” (alta) oscuras ligan bien carnes de sabores fuertes; las claras, pescados ahumados y ensaladas; las negras, selectos mariscos. Casi siempre elegiremos una cerveza ligera como acompañante para que no suprima el sabor del plato en cuestión. Escabeches, agridulces y especias encuentran en ella la perfecta aliada, y tal vez por eso es imbatible con los encurtidos que reinan en el aperitivo.

No obstante, no es la única ni el único momento en el que poder degustar cualquier de las seis referencias que hoy proponemos. ¿Tienes sed? ¿Y hambre? Prepárate para saciarte.

  • Cruzial de Cruzcampo.
    1 / 6

    Cruzial de Cruzcampo.

    El lúpulo perle seleccionado le confiere infinitos matices al último lanzamiento de Cruzcampo. Su principal virtud reside en mantener el grado alcohólico de la cerveza de barril con el cuerpo de la Gran Reserva de la casa, gracias a la utilización de malta A de grano mayor. Por eso, aguanta desde escabeches a guisos más contundentes. Puedes comprobarlo yendo a su tierra natal, a Sevilla, conociendo su fábrica y degustando los ricos platos que preparan los alumnos de la Escuela de Hostelería de la marca preservando los matices de esta bebida.

  • Ambar 10.
    2 / 6

    Ambar 10.

    10 variedades de lúpulo. 10 grados de alcohol. Una rompedora cerveza cuya complejidad de aromas armoniza la elevada graduación alcohólica, dando lugar a una bebida fuerte y voluptuosa pero muy equilibrada. Es una cerveza de corte gastronómico y se recomienda tomar con alimentos que contrasten con su potente sabor.

  • Brabante.
    3 / 6

    Brabante.

    La gama Brabante se compone de cinco excepcionales cervezas “premium”, cuatro de ellas de Especialidad (de trigo, de doble fermentación…), con un carácter personal y único, elaboradas para ser servidas con orgullo y disfrutadas con respeto, deteniéndose a extraer sus aromas y ricos sabores. La tostada de doble fermentación es deliciosa junto a platos con salsas, legumbres y guisos.

  • Enigma.
    4 / 6

    Enigma.

    Marchando otra cerveza artesana y madrileña. Cualquiera de las tres referencias Enigma son especiales, pero la Complutum sorprende por su color rojizo (“red ale”) y sus notas dulces que maridan de cine con marisco, carnes de cerdo, quesos suaves, repostería, y platos elaborados con chocolate. ¡Ñam!

  • Madriz Hop Republic.
    5 / 6

    Madriz Hop Republic.

    Alma castiza y espíritu cosmopolita en una nueva linea de cuatro variedades que llevan por nombre los barrios más característicos de la capital (Luchana, Arapiles, Chamberí y Chueca). Son cervezas artesanas y tradicionales, producidas gracias al “expertise”de sus propietarios y de otros maestros cerveceros de fábricas de Talavera (en el caso de la cerveza negra), Extremadura (“ale”) o Alemania (“lager”). Elige una de acuerdo a tu plato favorito y ponte a disfrutar.

  • Mahou 5 Estrellas.
    6 / 6

    Mahou 5 Estrellas.

    La caña de España. Con más de 40 años de historia esta es, sin duda, nuestra cerveza por excelencia y el botellín más solicitado en cualquier bar que se precie. Destaca por su color dorado y por su característico sabor moderado. Pídela con unas gildas o unas aceitunas para un aperitivo chispeante.

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

Saborear

Directos al paladar. Productos tan deliciosos como difíciles de encontrar “cocinados” o embotellados, en series limitadas, bajo la vigilancia de los expertos más selectos.

Newsletter

No te pierdas nada, que saber no ocupa lugar.