header

János Kovács y la Orquesta Nacional de Hungría vuelven a La Filarmónica.

La Orquesta Nacional de Hungría y el Coro Madrigal interpretarán, bajo la batuta del director János Kovácks, el Réquiem de Mozart en el Auditorio Nacional.

  • E-Mail Text Link for Post
  • pinit
  • g+ 1
  • Tweet
  • facebook
  • WhatsApp

Viena, verano de 1791. En casa de Mozart reinaba el caos. Debilitado por la enfermedad y el cansancio, el compositor preparaba el que iba a ser su último concierto público, mientras el niño Franz Xaver Wolfgang Mozart —el pequeño de sus hijos— estaba a punto de nacer. Los delirios del genio de Salzsburgo, obsesionado por la muerte de su padre y la idea del destino y el más allá, incrementaban su angustia. La repentina aparición de un hombre de negro no contribuyó a apaciguar todo ese desbarajuste emocional. Menos aún el encargo que traía bajo el brazo: la composición de una misa de réquiem.

Cuenta la leyenda que Mozart compuso el réquiem convencido de que iba ser la sinfonía de su propio funeral y el emisario un mensajero de su muerte. Igual no iba tan desencaminado, pues no logró rematar la partitura. La obra fue consumada por su discípulo Franz Xaver Süssmayer. Aunque no se ha podido determinar con exactitud qué parte corresponde a cada uno, es casi una certeza que el final de la composición —Sanctus, Benedictus y Agnus Dei— es obra de Süssmayer. Es tanta la belleza, tan pasionales las notas, tan intensos los contrapuntos que quizás, a estas alturas, el detalle carece importancia.

El maestro János Kovács y la Orquesta Nacional de Hungría nos sorprendieron en su debut en La Filarmónica con una Sinfonía “Júpiter” imposible de olvidar. Ambos vuelven a la temporada el próximo 25 de abril. Junto a ellos debutará Mireia Barrera al frente del Coro Madrigal en un concierto dedicado íntegramente a Mozart. Se abrirá con el Adagio y Fuga, en do menor.  La Sinfonía núm. 39, en mi bemol mayor precederá al célebre e inacabado Réquiem, la decimonovena y última misa escrita por el compositor.

János Kovács estudió dirección de orquesta en la Academia de Música Liszt Ferenc de Budapest. Inmediatamente después de graduarse se incorporó a la Ópera Nacional de Hungría como repetidor. En 1976 se comenzó a trabajar como director de orquesta. Durante los veranos entre 1979 y 1981, fue asistente musical de Pierre Boulez en Bayreuth (Alemania) para las interpretaciones del ciclo de El anillo y para las producciones de El holandés errante, Tannhäuser y Parsifal. Luego fue el director principal de la Ópera Nacional de Hungría y durante los meses de octubre y noviembre de 2017 dirigió varios conciertos en Japón.

Mireia Barrera, reconocida como una de las más grandes directoras de coro del mundo, es muy querida en Madrid por su brillante etapa al frente del Coro Nacional de España. En este concierto se presenta con su Coro Madrigal para interpretar el célebre Réquiem de Mozart. El coro, fundado en 1951, es una de las formaciones más destacadas del país. Ha sido dirigido por grandes batutas como Celibidache, Frühbeck de Burgos, Gergiev, Hager, Mena o Rostropovich.

+

Orquesta Nacional de Hungría, János Kovácks, director. Coro Madrigal, Mireia Barrera, directora. Miércoles, 25 de abril de 2018, 19:30 h. Auditorio Nacional – Sala Sinfónica.

Programa: Mozart, Adagio y Fuga, en do menor, K. 546. Mozart, Sinfonía núm. 39, en mi bemol mayor, K. 543. Mozart, Réquiem, en re menor, K. 626

Localización

Príncipe de Vergara 146, 28002 Madrid

Más información Auditorio Nacional de MúsicaLa Filarmónica

  • E-Mail Text Link for Post
  • pinit
  • g+ 1
  • Tweet
  • facebook
  • WhatsApp

Ver

La cita cultural del momento en forma de publicación, muestra, subasta, feria, exposición… Un espacio que da cabida a todos los formatos.

Meta información

Newsletter

No te pierdas nada, que saber no ocupa lugar.