Receta: Callos a la madrileña. Receta paso a paso.

Fuertes, bravos y con carácter.

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

Vuelve el frío para despedirse hasta el próximo invierno, y que mejor manera de decirle adiós que preparar unos fantásticos callos.

Este suculento plato típico de nuestro querido Madrid, está elaborado principalmente con tripas de vaca o carnero, lo que hace que sea rechazado por muchos a la vez que idolatrado por otros. Entre sus propiedades nutricionales, cabe destacar su alto contenido en hierro, magnesio y vitaminas B5.

A la hora de comprarlos asegúrate que sean frescos. Un lugar donde puedes encontrarlos siempre recientes, blancos y relucientes, es en el Mercado de Barceló de Madrid. Antonio Marugal, segunda generación de carniceros y ganaderos, cría y alimenta sus vacas, chotos, ovejas, cerdos… en un pequeño pueblo de la provincia de Toledo, Menasalbas. Sus animales crecen rodeados de atenciones y cariño para ofrecer a sus clientes la mejor calidad. Y eso, indiscutiblemente se nota nada más obsevar su puesto 311. Así que, no dudes en visitarle para adquirir unos fantásticos, estupendos y fresquísimos callos.

¡Y ahora vamos a cocinarlos!. Y que mejor manera de hacerlo, que como los cocina mi madre. No hay manos que preparen mejor esta receta que las suyas. Excelente cocinera y mejor madre, hoy intentaré hacerlos para todos vosotros siguiendo sus sabios y maravillosos consejos.

 

 

Receta paso a paso: Callos a la madrileña.

por: Margarita García

Fuertes, bravos y con carácter.

1 / 12

Ingredientes para 6 personas: 1 kilo de callos ½ kilo de morro, ½ kilo pata, 250 gramos de jamón serrano en tacos, 1 chorizo de cantimpalo, 1 morcilla asturiana, 2 zanahorias, 2 hojas de laurel, 3 dientes de ajo, 1 cebolla, 1 chile rojo, 1 cebolla, 2 cucharadas de pimentón, sal, 4 clavos, granos de pimienta y aceite de oliva.

2 / 12

Lava todo en agua bien fría y ponlos en una cazuela grande.

3 / 12

Cúbrelos de agua y cuando comience a hervir elimina con ayuda de una cuchara todas las impurezas que saldrán a la superficie en forma de espuma.

4 / 12

Cuando deje de espumar retira el agua y pon agua limpia. Esta vez no los cubras, porque al cocinarse sueltan mucha agua.

Añade el jamón, las zanahorias, la cebolla claveteada, unos granos de pimienta y el laurel.

Cocina durante 4 horas a fuego medio alto.

Si no tienes tanto tiempo, puedes utilizar una olla rápida. Cuando la olla avise que ha llegado al máximo de presión, baja el fuego y cocina durante una hora y media.

5 / 12

En la última media hora, incorpora el chorizo y la morcilla.

6 / 12

Pica los ajos y el chile. Si no te gusta muy picante retira algunas semillas, ya que es donde se concentra el picante.

7 / 12

En una sartén añade cuatro cucharadas de aceite de oliva y fríe los ajos junto al chile. Cuando estén dorados añade el pimentón.

8 / 12

Cocina durante un minuto moviendo constantemente para evitar que se queme el pimentón.

9 / 12

Incorpora a la cazuela y deja a fuego medio unos minutos más. Comprueba que tus callos están tiernos. Si no lo están, cocina durante más tiempo hasta conseguir el punto perfecto.

10 / 12

Déjalos toda la noche al frío para que la grasa suba a la superficie y retírala a la mañana siguiente con una cuchara. De esta manera os evitaréis un montón de calorías y haréis de esta receta un plato mucho más saludable.

11 / 12

Calienta suavemente y disfruta de estos deliciosos y sabrosos callos.

12 / 12

Una buena manera de despedir al frío que poco a poco nos va diciendo adiós.

Ingredientes

  1. Ingredientes para 6 personas
  2. 1 kilo de callos ½ kilo de morro
  3. ½ kilo pata
  4. 250 gramos de jamón serrano en tacos
  5. 1 chorizo de cantimpalo
  6. 1 morcilla asturiana
  7. 2 zanahorias
  8. 2 hojas de laurel
  9. 3 dientes de ajo
  10. 1 cebolla
  11. 1 chile rojo
  12. 1 cebolla
  13. 2 cucharadas de pimentón
  14. sal
  15. 4 clavos
  16. granos de pimienta
  17. aceite de oliva.
  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

Saborear

Directos al paladar. Productos tan deliciosos como difíciles de encontrar “cocinados” o embotellados, en series limitadas, bajo la vigilancia de los expertos más selectos.

Newsletter

No te pierdas nada, que saber no ocupa lugar.