Cuando Queneau se convirtió en Sally Mara.

"Humor, erotismo e inteligencia en un festín literario para descubrir".

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

“Pensar en Queneau es hacerlo en la fuerza incendiaria de la risa. Y pensar en Sally Mara […] es evocar la genialidad humorística de las Obras Completas que ella escribió”, así nos presenta Enrique Vila-Matas la magnífica recopilación de las Obras completas de Sally Mara recién publicadas en español por Blackie Books. Aunque en realidad, pensar en Raymond Queneau y pensar en Sally Mara es hacerlo en la misma persona. Desdoblada, claro.

Y es que cuando el irreverente escritor francés decidió transformarse en una pérfida e ingenua jovencita de origen irlandés que, mientras toma clases de gaélico con el fin de escribir una novela emulando a James Joyce, se dedica a plasmar sus experiencias sexuales en un diario íntimo, su sentido del humor —el de Queneau— , tan irónico como inmenso, se traduce una hilarante sátira del romanticismo, al tiempo que parodia la novela irlandesa.

La obra reúne por primera vez en castellano todos los libros que Queneau publicó bajo el seudónimo (o heterónimo) de Sally Mara en un solo volumen donde humor, erotismo e inteligencia se conjugan en un divertidísimo y delirante festín literario que pone de manifiesto el genio literario de un autor peculiar, incendiario, original, corrosivo, con un extraordinario sentido del humor y un dominio del lenguaje único. En definitiva, no te lo debes perder,  pues como indican los editores se trata de una obra que «es urgente leer hoy, antes de que vuelva la censura».

+

Título: Obras completas de Sally Mara
Autor: Raymond Queneau
Prólogo: Enrique Vila-Matas
Cartoné / 14×21 cm
416 páginas
ISBN: 978-84-941676-2-1
PVP: 23 €

Próximamente a la venta

Más información Blackie Books

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

Ver

La cita cultural del momento en forma de publicación, muestra, subasta, feria, exposición… Un espacio que da cabida a todos los formatos.

Newsletter

No te pierdas nada, que saber no ocupa lugar.