La historia del poeta de la flor azul.

"La flor azul" es una obra exquisita en la que la pasión del romanticismo se fusiona con la templanza y la prosa magistral de Penelope Fitzgerald.

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

“No me atrae la riqueza, pero desearía ver la flor azul. Permanece incesantemente en el fondo de mi corazón y no puedo imaginar ni pensar en otra cosa”. Cuando el joven Fritz le confiesa a su amiga Karoline sus anhelos aún no conoce a Sophie ni tampoco el significado de esa enigmática flor azul con la que sueña.

Estamos ante La flor azul, la última maravilla escrita por Penelope Fitzgerald, una de las “grandes damas del ingenio británico” que impregnaron de ironía, sutilidad, delicadeza e inteligencia la literatura europea del siglo XX. Publicada por primera vez en 1995 (cuando la autora contaba con 80 años), acaba de ser rescatada por Impedimenta, editándola con el cuidado, el buen gusto y el esmero a los que nos tiene acostumbrados.

La flor azul bien puede definirse como una biografía novelada; una novela exquisita ambientada en la Sajonia del siglo XVIII, durante la época inmediatamente posterior a la Revolución Francesa en la que Fitzgerald narra la historia del gran escritor alemán Friedrich von Hardenberg —Novalis, un poeta clave del Romanticismo alemán que inmortalizó la flor azul (*) como símbolo del amor, el destino, la eternidad—, antes de convertirse en Novalis, y el gran amor de su vida, la pequeña Sophie von Kühn. Pero lejos de seguir las estructuras típicas de la biografía centrándose en el protagonista, la autora teje un delicioso universo de personajes que va mucho más allá de la historia de amor concebida como eje argumental de la obra. Y es precisamente en la construcción de ese entramado humano donde el genio de Penelope Fitzgerald alcanza las más altas cimas narrativas.

Se trata de una historia romántica, sí, pero también de una historia de contrastes donde el mundo poético convive sin chirriar con un mundo real en que se hace la colada y se despluman gansos; donde el origen aristocrático, la exquisita educación y el carácter espiritual de Fritz se encuentran con el temperamento de Sophie, llano, afable, mucho más simple. Además, la aparente sencillez de la novela estructurada en 55 brevísimos capítulos (y un epílogo) no es tal, pues no se suceden de manera lineal. Cada uno de ellos representa un instante, una emoción, un momento concreto cuyo enfoque se desplaza constantemente. Pero no os asustéis, además de una novela deliciosa, sutil, agridulce e intensamente conmovedora, es muy fácil de leer y nos abre las puertas del fascinante universo del Romanticismo alemán y la azarosa vida de uno de sus genios, el gran poeta Novalis.

(*) El poeta alemán Novalis, inspirado por una pintura de su amigo Friedrich Schwedenstein, fue el primero en usar este símbolo romántico  en su novela Heinrich von Ofterdingen; obra en la que, el joven Heinrich, su homónimo en la misma, sueña que mientras pasea por un paraje extraño encuentra una misteriosa cueva donde crece la hermosa flor azul que no logra olvidar. 

+

Título: La flor azul
Autora: Penelope Fitzgerald
Traducción: Fernando Borrajo Castanedo
Postfacio de Terence Dooley
ISBN: 978-84-15979-10-4
Encuadernación: Rústica
Formato: 13 x 20 cm Páginas: 320
PVP: 21,95 €

Más información Impedimenta

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

Ver

La cita cultural del momento en forma de publicación, muestra, subasta, feria, exposición… Un espacio que da cabida a todos los formatos.

Newsletter

No te pierdas nada, que saber no ocupa lugar.