Literatura no ficción: Guardar la casa y cerrar la boca.

Un recorrido por distintas culturas y periodos históricos a través de obras literarias de mujeres que encontraron en las letras la forma de manifestar su sensibilidad y talento.

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

Sí. Guardar la casa y cerrar la boca es la peregrina idea (y lo sigue siendo en muchos lugares del planeta y en el interior de alguna cabeza descarriada) que durante siglos se ha empleado para definir y delimitar el papel femenino en la sociedad.

Pero por mucho empeño que, a lo largo de la historia, hayan puesto las diferentes culturas en someter la condición femenina al “papel de alfombra”, tal dislate no ha sido posible. Porque por mucho que se esfuercen algunos, el talento no se puede esconder eternamente. Porque resulta que, en contra de las afirmaciones de Simone de Beauvoir, y de los deseos de ilustres misóginos como Fray Luis de León —así como la naturaleza […] hizo a las mujeres para que, encerradas, guardasen la casa, así las obligó a que cerrasen la boca—, siempre ha habido mujeres guerreras. En todas las épocas y en todos los ámbitos.

Y esta realidad es precisamente la que la escritora española Clara Janés quiere (y logra) demostrar a través de un interesante recorrido histórico y cultural que pone de manifiesto la autonomía y la fuerza creadora de la mujer. Remontándose incluso a tiempos, como la Edad Media, en los que parece inconcebible que existiese el más mínimo resquicio de libertad.

No es la primera vez que la autora centra sus investigaciones en el asunto de la creatividad femenina y no sólo en la literatura, sino en la ciencia y otras áreas del conocimiento. Pero en la obra Guardar la casa y cerrar la boca nos propone un delicioso viaje por los principales textos literarios de mujeres que encontraron en las letras la forma idónea para manifestar su sensibilidad e inteligencia. Pero además nos descubre paradojas sorprendentes como que el “primer escritor” con nombre conocido fue la sacerdotisa acadia (Mesopotamia) Enheduanna; o que, según la situación social de la mujer y según qué lugares y épocas, la libertad podía hallarse en el encierro (las monjas) y la esclavitud en la alcurnia (las reinas). Así, por ejemplo, durante siglos en extremo oriente la cultura se reservó exclusivamente a las cortesanas (entendiendo “cortesana” como dama de la corte).

Las primeras poetisas en lengua castellana y las refinadas creaciones de las escritoras arábigo-andaluzas y afganas; las grandes obras de la antigüedad como La novela de Genji —cima de la narrativa japonesa— escrita en s.XI por Murasaki Shikibu o La Alexíada de Ana Comneno (s.XII); la escritura femenina en Grecia (Safo) y Roma… Son algunas de las paradas de este interesantísimo viaje literario en el que Clara Janés da buena cuenta de lo mejorcito que se ha escrito desde la invención del lenguaje a la actualidad; al tiempo que pone voz a las “mujeres acalladas”, destacando también que tanto las diferencias como las proximidades (entre hombres y mujeres) constituyen una verdadera riqueza a la que no debemos renunciar.

+

Título: Guardar la casa y cerrar la boca.
Autora: Clara Janés
Sello: Siruela
Colección: El Ojo del Tiempo
ISBN: 9788416280513
Edición: 2ª. 2015
Encuadernación: Rústica con solapas (Disponible en EPUB, Kindle)
Páginas: 188
Idioma de publicación: Español

Más información Ediciones Siruela

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

Ver

La cita cultural del momento en forma de publicación, muestra, subasta, feria, exposición… Un espacio que da cabida a todos los formatos.

Newsletter

No te pierdas nada, que saber no ocupa lugar.