Cuando Dickens no podía dormir.

Las largas noches en vela suelen dar para mucho. Sobre todo cuando el insomne tiene alma de genio.

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

Nombrar a Dickens y evocar a Oliver Twist, David Copperfield o Amy Dorrit, revivir las Grandes Esperanzas de Philip Pirrip (Pip) o viajar al Londres más miserable, lúgubre y frío de la época victoriana es una especie de “todo en uno”. Y no es de extrañar pues la pluma magistral del escritor londinense dibujó personajes memorables, lugares sórdidos, describió desigualdades sociales y escenas terribles aunque también fue capaz de recrear las situaciones más tiernas con un sentimentalismo difícil de olvidar. Pero en Dickens hay mucho más que grandes novelas y fascinantes relatos de terror.

Y es que además de escritor prolífico, defensor de los derechos de los desposeídos, periodista, cronista, editor y taquígrafo judicial, Charles Dickens era insomne. No todo el rato, eso sí. Pero cuando le atacaban los gérmenes del desvelo, en lugar de dar vueltas entre sábanas y tribulaciones, nuestro querido escritor buscaba refugio en las oscuras calles de Londres con la única finalidad de «pasar la noche». Excursiones interminables al abrigo de la niebla, bajo el repiqueteo de la lluvia, caminando, divagando, observando las inquietudes de una gran ciudad y la manera como se revuelve y sobresalta antes de dormirse y cosechando extrañas amistades, cuyo fruto –además de muchos de los personajes, tugurios y escenarios que pueblan sus obras– se materializó en el pequeño ensayo deliciosamente escrito y no exento de esa particular ironía “dikensiana” que hoy reedita Taurus: Paseos Nocturnos.

Asilos, manicomios, casas de apuestas, tabernas, calles vacías, rondas furtivas, ecos de miserias, guardias, caballeros, mendigos… Dickens observa la ciudad digiriendo a su paso toda la diversidad que esconden las noches una gran urbe, charla con los personajes más variopintos, descubre, se asombra, vive y nos regala, al fin y en forma de ensayo, la visión realista de toda una época.

Este pequeño tratado sobre el submundo urbano decimonónico, escrito con nocturnidad y alevosía, muestra otra de las muchas facetas del escritor británico. Un Dickens visionario, un Dickens anónimo que durante aquellas noches, como él mismo explica no sin cierta mordacidad, completó su educación con la experiencia de lo que es carecer de hogar por pura afición.

+

Título: Paseos nocturnos
Autor: Charles Dickens
Colección: Great Ideas (*)
Páginas: 128
Publicación: 15/05/2013
Formato: 11 x 18 Encuadernación: Rústica
Precio: 6,99 €
ISBN: 9788430602223

(*) Great ideas nace con el propósito de hacer llegar a un público amplio y diverso las grandes obras e ideas que cambiaron el rumbo de la historia, obras de los grandes pensadores, pioneros, radicales y visionarios cuyas ideas sacudieron la civilización y nos impulsaron a ser quienes somos. Para ello, la editorial Taurus realiza una cuidada selección de autores, nacionalidades, temáticas y épocas diferentes, reeditando sus obras en formato reducido (a precio asequible) con preciosos diseños de coleccionista y portadas exquisitas que invitan a la lectura, con el objetivo de revitalizar a autores tan significativos como Ortega y Gasset, San Agustín, Freud, Nietzche, Smith, Dickens, Rousseau…

 

Más información Great IdeasEditorial Taurus

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

Ver

La cita cultural del momento en forma de publicación, muestra, subasta, feria, exposición… Un espacio que da cabida a todos los formatos.

Newsletter

No te pierdas nada, que saber no ocupa lugar.