Casa de muñecas.

Un maravilloso e inquietante paseo por la misteriosa "Casa de muñecas" construida entre Patricia Esteban Erlés y Sara Morante.

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

¿Qué niña no ha soñado en su infancia con una enorme casa de muñecas, elegante, acogedora, con cortinas de terciopelo rojo, estufas de gres, enigmáticos baúles, alfombras persas y espejos antiguos? Una deliciosa casa victoriana en la que no falta una lujosa biblioteca repleta de libros ni un exquisito salón de té, con piano incorporado, donde las “muñecas” se reúnen para dar rienda suelta a su imaginación y revelarse sus inquietudes más íntimas. En el desván, oscuro y sobrecogedor, duermen todos los fantasmas y en el cuarto de los juguetes, tan tierno aparentemente, tienen lugar las escenas más turbadoras.

Las casas de muñecas albergan un mundo onírico –casi siempre femenino– lleno de juegos infantiles, de amigas inseparables, de conversaciones íntimas, príncipes misteriosos y secretos inconfesables. Un coto privado donde ser admitida (o admitido) supone todo un privilegio, pues por ellas pululan sin reparo alguno sueños, ilusiones y deseos, pero también se esconden algunos miedos irracionales, muchos fantasmas infantiles (o no tanto) y casi todos los secretos de sus moradores. Son lugares donde, entre fantasías y realidades, se oculta un simbolismo mágico que Patricia Esteban Erlés nos revela en un maravilloso libro de microrrelatos de diez habitaciones y cien textos; una Casa de muñecas construida mano a mano con las excepcionales ilustraciones de Sara Morante.

De la mano de Patricia iniciamos un inquietante paseo que, comenzando en el cuarto de juegos donde permanecen retenidas todas las niñas que pudimos ser, y acabando en los jardines de la casa, recorre todas las habitaciones de esta misteriosa mansión donde nos topamos con armarios que esconden cosas, parejas que padecen terror nupcial, un baño lleno de mujeres atrapadas en el espejo, el desván alto y lúgubre –un rincón maldito donde caben todos los miedos, las fobias irracionales o las criaturas que atormentan nuestra mente– , espacios sobrecogedores y largos pasillos oscuros.

Y, por si el paseo nos dejara con alguna duda, las ilustraciones de Sara y su íntimo diálogo con los textos, vienen a resolverlas. Porque el caso es que esta joven artista, más que dibujar –que por supuesto y maravillosamente, además–, habla. Sus dibujos son tan expresivos, tan turbadores a veces, tan elocuentes, tan emocionales…, que hablan por si mismos. Narran sensaciones, susurran al oído, transmiten, atrapan con su enigmático simbolismo, encierran en fin su propia historia. Una historia, en este caso, paralela que no solo complementa los textos, sino que los amplía.

Y hoy no puedo menos que despedirme con la invitación –irresistible, por cierto– de Páginas de Espuma, la editorial madrileña que publica esta obra: “Recorramos esta mansión, conozcamos sus misterios, admiremos su belleza magenta, pero sin olvidar que nos devolverá la mirada. Las casas de muñecas nos miran, se pasan la vida mirándonos”.

+

Título: Casa de Muñecas
Patricia Esteban Erlés
Ilustrado por Sara Morante
Voces/ Literatura • 181
ISBN: 978-84-8393-163-9
24 x15 cm. Ilustraciones a color • 184 páginas

Páginas de Espuma

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

Ver

La cita cultural del momento en forma de publicación, muestra, subasta, feria, exposición… Un espacio que da cabida a todos los formatos.

Newsletter

No te pierdas nada, que saber no ocupa lugar.