Sensación de vértigo.

Autor de siete poemarios,antologías y varios estudios críticos, Ángel Rupérez es uno de los más respetados críticos literarios de España.

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

¿Por qué no podrá la cabeza dejar de dar vueltas y vueltas? ¿Por qué no se parará alguna vez sin esperar a la muerte para hacerlo? ¿Qué hay en nuestro diseño humano que la fuerce a ser así?

Este pequeño extracto de la novela de Ángel RupérezSensación de vértigo – resume muy bien una de las claves del libro. ¿Qué pasa por la mente de un hombre de más de 40, atractivo, interesante, con un puesto de relevancia en un ministerio…una vida resuelta y una familia envidiable? Pues sí, pueden pasar muchas cosas de diversa temática y consideración. Muchas veces quisiéramos poder leer la mente de las personas; muchas veces quisiéramos que la gente que nos rodea nos revelara sus pensamientos; infinidad de veces deberíamos pararnos a pensar el por qué hacemos lo que hacemos y cómo reaccionarán aquellos otros a los que nuestras acciones afectan. En Sensación de vértigo descubrimos cómo se abre la mente de otro y cuáles son todos y cada uno de los pensamientos que van pasando por su cabeza. Descubrimos hasta qué punto puede llegar a calar una obsesión en el cerebro de alguien con una vida resuelta y feliz, quien, por otro lado, se dedica a auto-convencerse de que todos y cada uno de los actos que realiza en su doble vida no deben afectar a su vida real, la que eligió y por la que debería dar la suya propia ante cualquier atisbo de que aquélla pudiera resquebrajarse.

Presenciamos todo un monólogo mental, por el que, quién más y quién menos, habremos pasado varias veces, por los más diversos motivos. Independientemente de cuál sea el motivo en ocasiones nos enredamos en un bucle del que resulta complicado salir. En el caso del personaje creado por Ángel Rupérez, su propia motivación se refleja en una necesidad de autoafirmación, con el fin único de negarse a reconocer que hay un tiempo para todo y que el tiempo que busca ya ha pasado para él. Piensa y actúa, analiza, repiensa, vuelve a hacer, duda, se arriesga, acierta y se equivoca. Pero lo importante de nuestro día a día no son los pequeños aciertos o las pequeñas equivocaciones, no, lo importante siempre será descubrir si el conjunto de cada una de las pequeñas o grandes cosas que hemos ido haciendo son un gran acierto o una gran equivocación, hallando en esta cuestión la segunda gran clave del libro.

En cuanto a Sensación de vértigo, como obra literaria, es impecable, escrito con un estilo muy estudiado y mostrando una asombrosa capacidad para lograr fabricar más de 400 páginas sin ningún tipo de relleno, algo que a mí, personalmente, me resulta magistral e inmensamente complicado de conseguir. Es difícil encontrar un libro que no se recree en las descripciones de paisajes o entornos, que describan el escenario en el que se van a desarrollar las acciones posteriores. En Sensación de vértigo no encontramos nada de esto; todo lo contrario. Cada una de las páginas tiene la misma – mucha- importancia, directo al grano en cada párrafo, sin artificios ni texto de paja. Drama, lucha interna, abismo, humor, sarcasmo y realidad, la realidad de muchos que tristemente se verán reflejados en el protagonista de la obra de Ángel Rupérez. Allá ellos (o ellas) y sus conciencias…

+

Título: Sensación de vértigo
Autor: Ángel Rupérez
Nº Páginas: 451
Fecha publicación: 20-10-2012
Precio: 23.00€ (22.12€ sin IVA)
Izana Editores

Más información Izana Editores

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

Oops

La versión más personal de todos nosotros, los que hacemos Loff.it. Hallazgos que nos gustan, nos inquietan, nos llenan, nos tocan y que queremos comentar contigo. Te los contamos de una forma distinta, próxima, como si estuviéramos sentados a una mesa tomando un café contigo.

Endeavour.+

Endeavour.

Érase una vez la historia de un hombre que jamás utilizaba su nombre porque su nombre, Endeavour, lo definía y desnudaba frente al mundo... o porque no le daba la gana. + ver

Newsletter

No te pierdas nada, que saber no ocupa lugar.