header

Café Lehmitz: “En el cielo no hay cerveza, por eso la tomamos aquí”.

Anders Petersen no juzga. Observa. Percibe el latido de la marginalidad, lo siente como propio. Entonces dispara. Así nació 'Cafe Lehmitz', su opera prima, a golpe de canalla y Nikon F.

  • E-Mail Text Link for Post
  • pinit
  • g+ 1
  • Tweet
  • facebook
  • WhatsApp

Con este cartel recibía a sus clientes, el Cafe Lehmitz situado en el Mercado de la Armería, en el puerto de Hamburgo.

Era el final de la década de los sesenta. Una época insurrecta y contestataria; y un año, el 68, que marcó la irrupción en la vida intelectual, política y social de una juventud dispuesta a erradicar los valores de una sociedad encorsetada, arcaica y convencional. En Alemania andaban tan revueltos como en el resto de Europa y las protestas estudiantiles hacían arder las plazas más gélidas del norte del país.

Sin embargo, dentro del Cafe Lehmitz el paisaje social era muy diferente. Prostitutas, proxenetas, travestis, delincuentes, alcohólicos e indigentes protagonizaban las noches más canallas del Hamburgo de una época de tránsito. Y Anders Petersen, que también estuvo allí.

Era Petersen un pipiolo de 18 años escasos cuando descubrió la trastienda de la realidad escondida en ese tugurio decadente. Entonces únicamente se empapó de la humanidad que chorreaba entre las cuatro paredes donde todo estaba permitido. Incluso permanecer horas y horas sentado a la mesa con un vaso de agua por toda consumición. Tardó cinco años el fotógrafo sueco en rescatar esa mezcla de sordidez y ternura derramada a borbotones por seres desahuciados, “débiles que se ofrecían mutuamente simpatía y comprensión, pero al mismo tiempo era el final del trayecto”.

Esperó hasta aquel mítico 1968 para desplazarse de Estocolmo a Hamburgo cada vez con más asiduidad. Seguramente fue menos una decisión premeditada que la necesidad de penetrar en ese mundo torvo, normalmente ignorado por la sociedad, lo que le llevó a regresar una y otra vez al mismo bar; a fisgar con su objetivo los entresijos un espacio al borde del abismo. Incluso de la ley. Lo hizo durante dos años y casi por casualidad.

No pretendía retratar las penurias de la desigualdad, sino la dignidad humana, la belleza destilada en aquellos cuerpos anómalos, y mostrar las consecuencias de un sistema basado únicamente en el dinero. El Cafe Lehmitz ya no existe; sí la miseria de submundos similares poblados por gentes de segunda; como el testimonio de Petersen, convertido además en uno de los clásicos del género.

La Fábrica edita por primera vez en español Cafe Lehmitz, la obra más representativa del fotógrafo sueco Anders Petersen y uno de los trabajos más influyentes de la historia de la fotografía contemporánea. Con textos del periodista Roger Anderson, el libro recoge el calor humano que se respiraba en el Lehmitz y que Petersen supo plasmar sin juzgar en imágenes turbadoras, ásperas, sinceras. Todas en blanco y negro. Todas al límite.

+

La Sección Oficial de PHotoESPAÑA 2017 acoge en CentroCentro Cibeles una completa exposición sobre este trabajo con más de 300 imágenes, la mayoría inéditas, entre las que se incluyen los descartes y las hojas de contactos del fotógrafo sueco.

Anders Petersen | Café Lehmitz. 320 páginas | Español | 14 x 22 cm PVP 35 € | ISBN 978-84-17048-03-7

  • E-Mail Text Link for Post
  • pinit
  • g+ 1
  • Tweet
  • facebook
  • WhatsApp

Ver

La cita cultural del momento en forma de publicación, muestra, subasta, feria, exposición… Un espacio que da cabida a todos los formatos.

Meta información

Newsletter

No te pierdas nada, que saber no ocupa lugar.