Literatura contemporánea: Música para feos.

Mónica y Ramón se conocen por azar, en un local nocturno, en el que ninguno de los dos pinta gran cosa. A veces, las historias comienzan así.

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

Tan acostumbrado estaba a las aventuras policíacas de Chamorro y Bevilacqua, que ahora, cuando ha caído en mis manos Música para feos, de Lorenzo Silva, me he quedado gratamente sorprendido. Se trata de una breve historia de amor entre un hombre y una mujer; ella, bastante más joven que él y un poco de vuelta de muchas cosas, hasta el punto de convencernos de que no busca nada más allá de lo que la vida le vaya dando a su paso y él, un tipo maduro que mide cada uno de sus movimientos, cada una de sus palabras convirtiéndose en un ser misterioso que, sin embargo, da pie a que se cree a su alrededor un halo de confianza que empuja a la protagonista a seguir sus pasos dejándose llevar por él y por el secreto que quiere mantener a toda costa hasta que aparezca el momento propicio para desvelarlo.

Podríamos decir que hay personas para las que la música dejó de sonar hace tiempo e, incluso, han perdido la esperanza de volver a sentir cómo su imaginación baila al son de sus acordes. Cuando la vida te dice que ya puedes tirar la toalla en esta o aquella cuestión, es cuando suele ocurrir lo inesperado. Mónica casi ha tirado la toalla en asuntos amorosos, pero una vuelta de turca del destino hace que, gracias a su amiga Alba, conozca a Ramón en un bar de copas más bien tirando a antro que a otra cosa. Así comienza esta historia de amor dentro de un libro con banda sonora. El primer libro que leo y en el que puede escucharse música de fondo. Una banda sonora perfectamente elegida por Lorenzo Silva y en la que se mezclan dos generaciones musicales muy diferentes; la de ella y la de él.

En una historia de amor podríamos encontrar sin sorpresa alguna, artificios sensibleros y cursilerías varias que podrían haberla dotado de un carácter infumable en según qué momentos. Música para feos no es el caso… Escrita en primera persona, siendo ella la propia narradora, nos descubre en Lorenzo Silva una maestría, no sólo literaria, sino también sicológica al ser capaz de meterse en la piel de una mujer que va enamorándose poco a poco, demostrando que la empatía existe y es posible incluso en los casos más insospechados. Él asegura que es ficción, pero yo no puedo dejar de creer que el personaje de Mónica está basado en alguien que existió de verdad y que lo hizo en la vida de Lorenzo Silva. Si estoy equivocado, entonces me quito el sombrero. Y si no, también.

Si no, también, porque no sólo hablamos de una historia de amor corta, pero intensa, sino, al tiempo, de una mezcla de literatura y música. La música es la matemática de los sentidos. No recuerdo quién dijo la frase o si dicha frase es siquiera así, pero me da pie a contaros cómo es posible, cuando no se encuentran las palabras adecuadas, decir las cosas por medio de la música. Cuando Mónica y Ramón están separados utilizan la música para expresarse, para contarse el uno al otro lo que no pueden decirse cara a cara, excepto en alguna cuestión más seria, como el secreto que sobrevuela durante la trama y que – no os preocupéis – será desvelado en el momento apropiado. Lo dicho, un libro con banda sonora cuya lista de temas está recopilada al final del libro en forma de lista de reproducción al estilo Spotify para que podamos escucharla cuando queramos y recordemos de vez en cuando que las cosas pueden ocurrir incluso después de haber tirado la toalla.

+

Título: Música para feos
Autor: Lorenzo Silva
Fecha de publicación: 09/04/2015
224 páginas
Idioma: Español
ISBN: 978-84-233-4932-6
Formato: 13,3 x 23 cm.
Presentación: Rústica con solapas
Colección: Áncora & Delfin

Más información Planeta de Libros

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

Oops

La versión más personal de todos nosotros, los que hacemos Loff.it. Hallazgos que nos gustan, nos inquietan, nos llenan, nos tocan y que queremos comentar contigo. Te los contamos de una forma distinta, próxima, como si estuviéramos sentados a una mesa tomando un café contigo.

Endeavour.+

Endeavour.

Érase una vez la historia de un hombre que jamás utilizaba su nombre porque su nombre, Endeavour, lo definía y desnudaba frente al mundo... o porque no le daba la gana. + ver

Newsletter

No te pierdas nada, que saber no ocupa lugar.