Historias del Kronen.

Carlos apenas ha cumplido veinte años. Sexo, alcohol, drogas y ausencia de escrúpulos son sus compañeros de correrías.

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

Todos hemos tenido 20 años… Cuando los tuvimos los de mi generación, la noche madrileña era una cita más que obligada cada fin de semana. Muchos grupos de amigos de esa edad tenían un bar como cuartel general. Era su bar y lo tenían colonizado como si fuera un refugio particular al margen de cualquier norma familiar impuesta desde las propias raíces.

Y aún podemos ir más allá, pues cuando se tienen veinte años, no sólo son las normas familiares las que están ahí para ser quebrantadas, sino también las sociales, las políticas, las morales. Si cuando se tienen veinte años, la sociedad, el país, la ciudad que habitamos, está inmersa en una profunda crisis, con la televisión girando su cuchillo y raspando aún más la herida que tenemos en nuestra alma, en nuestro entendimiento, en nuestras cortas miras – que son las que se tienen con veinte años en la mayoría de los casos – se puede producir en nosotros una explosión interna que difícilmente podremos controlar y mucho menos aún podrán controlar los demás.

Hablamos de una edad en la que somos los más sabios, los que más hemos vivido, aunque en realidad no sabemos nada y aún nos queda todo por vivir. Una edad en la que nada y todo nos importa, en la que la sociedad es basura y la política es esa cosa que se encuentra al final de nuestra lista de inquietudes, o ni siquiera aparece. No hay posibilidad de trabajar, de salir adelante. El futuro no existe.

El Kronen no es más que un bar, un pequeño bar que ha existido de verdad en una calle de Madrid en el barrio de Salamanca. Allí se reúne un grupo de amigos de diferente condición social, desde aquellos que disfrutan de una vida familiar acomodada, hasta los que ya están trabajando porque la vida que viven no les permite otra cosa. El gran problema aparece cuando un individuo de ese grupo rompe con todo lo que él percibe como atadura familiar, social y moral y entra en una peligrosa locura transitoria, apoyada por su carácter y vocación de líder, arrastrando tras de él a todo el grupo. Y más grande se hace el problema cuando este falso líder no encuentra resistencia a la que superar y provoca que sus ideas y sus retos vayan más allá de lo comprensible.

Tocando los límites imaginables a los que llega guiado por  la intransigencia, la rebeldía, el sexo, el alcohol y las drogas, su triste futuro se le aparece con nuevos retos que superar. La ausencia de disciplina y de fronteras morales lo transforman en un auténtico sicópata, hasta tal punto que sólo le resta jugar con la muerte, pero no la suya propia, sino la de los otros. Esa será su máxima aspiración en un punto sin retorno.

Aunque la novela Historias del Kronen, de José Ángel Mañas, lleva hasta el extremo más alejado la situación juvenil en el Madrid de los 90, el aire en muchos ambientes de entonces era – aunque un tanto alejado  – similar al que nos describe.  Muchos estuvimos en la década de los veinte en esa época. Unos pasamos rozando ese ambiente. Estaba ahí delante, llamándonos, y la mayoría tuvimos la gran suerte de ser capaces de mirarlo de reojo. Sin embargo estaba allí. Si tuvimos la suerte de no darnos de bruces con ello, seguro que hay muchos que pueden contar la mala suerte que tuvo algún conocido –incluso amigo– que no supo surfear esas olas. Una historia real que puede que se repita en esas épocas de incertidumbre social.

Lo que no podemos negar es que no era un momento para bromas y que todos tuvimos veinte años…

+

Título: Historias del Kronen
Autor: José Ángel Mañas
Fecha de publicación: 10/05/2005
240 páginas
ISBN: 978-84-233-3797-2
Formato: 12,5 x 19 cm.
Presentación: Rústica sin solapas
Colección: Novela y Relatos

Más información PlanetadeLibros.com

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

Oops

La versión más personal de todos nosotros, los que hacemos Loff.it. Hallazgos que nos gustan, nos inquietan, nos llenan, nos tocan y que queremos comentar contigo. Te los contamos de una forma distinta, próxima, como si estuviéramos sentados a una mesa tomando un café contigo.

Endeavour.+

Endeavour.

Érase una vez la historia de un hombre que jamás utilizaba su nombre porque su nombre, Endeavour, lo definía y desnudaba frente al mundo... o porque no le daba la gana. + ver

Newsletter

No te pierdas nada, que saber no ocupa lugar.