República Checa, the beautiful one.

Sitios únicos, idílicos, como sacados de un cuento. Lugares que invitan a soñar con otras épocas...

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

Este año, se cumplen veinte años de la presencia de la UNESCO en República Checa. Hablamos de un país que hoy en día cuenta en su haber con doce monumentos, inscritos todos ellos en la lista de Patrimonio Mundial de la Humanidad. Por eso lo celebran bajo el lema “2012 – 20 años – 12 monumentos – 1 país”. Y en loff.it, nos gusta.

En República Checa, podemos encontrar sitios únicos, idílicos, como sacados de un cuento. Lugares que invitan a soñar con otras épocas, como Český Krumlov, una pequeña ciudad medieval en la región de Bohemia del Sur, construida en torno a un castillo del siglo XIII a orillas del Moldava. Esta bonita ciudad fue la primera de República Checa en ser inscrita en el listado de la UNESCO junto con el centro histórico de Praga y de Telč, que también fueron inscritos en 1992. Famosa entre otras cosas por su fiesta de la Rosa de los cinco pétalos- la ciudad se transforma y todos sus habitantes se convierten en caballeros y damiselas-, donde reviven la época medieval a través de las costumbres de antaño. Un viaje al pasado donde no faltan los elementos arquitectónicos góticos, renacentistas y del barroco (de este último cabe destacar su famoso teatro, uno de los más importantes del centro de Europa).

Tras las primeras incorporaciones, incluídas la Iglesia de San Juan Nepomuceno en Zelená Hora en 1994 y Kutná Hora en 1995, será en el año 1996 cuando se incorpore un nuevo miembro, el recinto de Lednice-Valtice. Un paisaje configurado según la concepción romántica inglesa del paisajismo. Su extensión es de unos 300 km2 y está considerado uno de los más vastos de Europa.

Tres años más tarde lo hará el increíble castillo renacentista de Litomyšl, ciudad donde nació el famoso músico checo Smetana, y que supone un ejemplo extraordinario de edificio con arcadas de procedencia italiana modificado según las necesidades y costumbres de la sociedad checa.

En el 2000 es turno para la columna de la Trinidad de Olomouc, un monumento de 35 metros de altura ornamentado con esculturas religiosas del célebre artista moravo Ondrej Zahner. Dos años más tarde, lo hace la recientemente renovada y abierta de nuevo al público, Villa Tugendhat en Brno, ícono de la arquitectura moderna funcionalista.

En el 2003, se inscriben el Barrio judío y la basílica de San Procopio de Třebíč, ejemplo único de la convivencia íntima entre las culturas cristiana y judía desde la época medieval hasta el siglo XX.

Podríamos seguir escribiendo porque veinte años de reconocimiento dan para mucho. Pero en Loff.it lo tenemos claro:definitivamente, the beatiful one. Felicidades.

2012
20 AÑOS – 12 MONUMENTOS
1 PAÍS

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

Viajar

Una brújula que nos acerca a esos destinos, más o menos lejanos, que alguien, antes que usted ha tenido ya la suerte de pisar.

Newsletter

No te pierdas nada, que saber no ocupa lugar.