El decantador de los restaurantes más famosos de Escandinavia.

La firma Eva Solo presenta Carafel, que permite airear el vino con un diseño contemporáneo.

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

Su forma recuerda a la de una gran probeta de laboratorio, y también a una bombilla gigante en la que el filamento ha sido cambiado por un cilindro de metal agujereado. Se trata del decantador Carafe, una de las últimas creaciones de la firma de decoración y objetos para el hogar Eva Solo.

La casa danesa siempre sorprende, de ahí que no nos llame la atención que el nuevo producto ya esté en algunos de los restaurantes de diseño más famosos de Escandinavia, como el F12 de Estocolmo, presto para ocupar un lugar de honor en las mesas que soliciten un vino de altura. Y es que este decantador, fabricado artesanalmente con cristal soplado, es todo un ingenio.

Su sistema antigoteo nos asegura que va a estar siempre impoluto por fuera y el aireo del vino se realiza, además, de un modo muy simpático, ya que al verter el vino en su interior éste se distribuye como un surtidor gracias a los numerosos pequeños agujeros del cilindro interior. Además, se puede meter en el lavavajillas, por lo que más práctico, imposible.

Ha sido diseñado por Claus Jensen y Henrik Holbæk, de la firma Tools. Su originalidad les ha valido un galardón en los últimos Focus Open Silver, premios de diseño radicados en Alemania. El jurado destacó la originalidad en el que se llena, ya que maximiza el aireo del vino al caer por el cristal y no en torrente. Basta con utilizarlo unos 20 o 30 minutos antes de la comida o cena para que el vino esté en su máximo esplendor de sabor y el propio decantador puede hacer las veces de jarra, por lo que no hace falta un segundo trasvase.

Sus medidas son 21 centímetros de largo por 15 cm. de ancho. Con una capacidad para 75 cl., es decir, una botella de vino estándar, se ha lanzado al mercado por un precio de 50 € (en tiendas multimarca).

Más información Eva Solo

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

Vivir

Pequeños caprichos que ponen un toque de confort en nuestra rutina. Objetos de mesa o decoración que nos hacen sonreír de puro placer estético y sin los que ya no podríamos estar.

Newsletter

No te pierdas nada, que saber no ocupa lugar.