string(488) "Portada / Oops / The Sunday Tale / Son mis amigos."

Son mis amigos.

"Se acostó agotada, exhausta de emociones e ilusiones, sintiendo todavía una mezcla de embriaguez y resaca tras tanto brindis, tanta copa …"

  • facebook
  • Tweet
  • g+ 1
  • pinit
  • E-Mail Text Link for Post
  • WhatsApp

Se acostó agotada, exhausta de emociones e ilusiones, sintiendo todavía una mezcla de embriaguez y resaca tras tanto brindis, tanta copa … pero feliz. Miró una vez más aquellas muñecas viajadas y vividas, ya colgadas junto a la cómoda y, sobre ella, aquel jabón de tan agradable aroma y tacto, nuevas aportaciones a ese cuarto suyo que era, cada vez más, un reflejo de sí misma. Se traía mucho más de su fin de semana en Mallorca y se durmió con los fotogramas de lo vivido aún frescos en su memoria …

Marta en el aeropuerto, tras haberla llamado a las 6 de la mañana para contarle, desde un Constellation Quest, que la recogería en un Bentley; todo ello cortesía de la espectacular Claudia que las esperaba, a ambas y a todos, en su lugar en el mundo, esa casa en Mallorca que nunca tuvo y ya nunca dejaría de tener y dónde se verían, por siempre y para siempre, cada primer fin de semana de julio.

Isabel, feliz ahora como nunca, con sus Jennifer perfectamente anudadas; atrás quedaba el susto del despido, de aquel frío “gracias por los servicios prestados” que resultó ser la oportunidad que esperaba; su hermano Carlos, siempre con un reloj deportivo en la muñeca derecha; Sebas con el jet-lag pintado en su rostro tras dejar a su Sao Paulo querido al cuidado de la arritmia roja; Alicia, desde Barcelona, con pequeños dulces de amigurumi para todos; Aguirre con su look 100% made in Italy, Guille y los demás … así hasta 10, los 10 de una vida en la calle y esa noche, de una mesa.

Fin de semana de encuentros, de abrazos, risas, recuerdos; de verse, de sentirse y de quererse; de vidas recompuestas y descompuestas para volver a componerse; de ilusiones y de veranos sin fin. Fue el fin de semana en el que el tiempo volvió atrás y, en una extraña pirueta del destino, dio un salto hacia adelante y se paró cerca, muy cerca, poco antes de llegar a ese fin de semana …

Ocurrió cuando Claudia, subida sobre unos Chocolate D’or, agradecía la presencia de tantas gentes ilustres en aquella cena benéfica… miró a su querida mesa 10 con un guiño y continuó hablando acerca del destino de los fondos recaudados. No supo entonces si la tierra dejó de girar o siguió haciéndolo incluso a mayor velocidad, no tenía consciencia del entorno, ni tan siquiera de sí misma: allí estaba él, entre otros, no tan moreno como otras veces y con el pelo más oscuro – menos mar, imaginó – hablando de sus muebles navegados, de su Living Meki … de su África …

Si, quizá ya te hayas dado cuenta de que este relato, además de un guión, el de los creadores y colaboradores de loff.it, tiene una banda sonora: la de Amaral “son mis amigos”. Pégate el lujazo de escucharlo en un plato o al menos con tus cascos.

The Sunday Tale

Caliente como el café recién hecho y dulce como la mermelada. Cada domingo Berta Rivera te ofrece un delicioso relato hilvanando con ingenio los productos más Loff de la semana. Un original repaso para leer en la cama mientras desayunas.

Oops

La versión más personal de todos nosotros, los que hacemos Loff.it. Hallazgos que nos gustan, nos inquietan, nos llenan, nos tocan y que queremos comentar contigo. Te los contamos de una forma distinta, próxima, como si estuviéramos sentados a una mesa tomando un café contigo.

Meta información

Newsletter

No te pierdas nada, que saber no ocupa lugar.