Sueños.

Pequeña, menuda, discreta, sencilla, descalza en un vestido negro y caminando sobre una alfombra cálida, suave, mullida...

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

Pequeña, menuda, discreta, sencilla, descalza en un vestido negro y caminando sobre una alfombra cálida, suave, mullida, que pedía pasearse y tumbarse en ella… se acercó a la joven emperatriz que tejía la seda de un minúsculo montón que parecía no tener fin; acarició la tela, la seda, el pañuelo sin principio ni fin, en continua confección… como si el tiempo se hubiese parado y la emperatriz tejiese cada minuto el mismo punto que el minuto anterior…. y que el siguiente.

Y un aroma, uno fresco, húmedo, a mar y a río, a bosque y cascada… uno sentido en cada letra, en cada rasgo de cada letra, en el sólo pensamiento de una letra… Y a su alrededor oro, en contraste con su ser inocente, sin color ni fondo alguno, sin hacer y deshaciéndose, empezando por el pelo cada vez más claro, más rubio, casi blanco… o nada.

Un paso fuera de la alfombra, quizá dos… y oriente se difumina y se pierde, el tiempo avanza en un big ben de pulsera y se detiene en una menina azabache mientras un plato portugués gira y gira en su particular vuelta al mundo…

Despertó sin saber que despertaba… como tampoco había sabido que dormía… aquella música, aquel agradable repiqueteo de notas, aquel ♫ blues… la pequeña muñeca en su vestido negro junto a la Torre Eiffel… y aquel aroma, el aroma de París, de Grasse… el aroma de los sueños vividos, ya cumplidos, de los nuevos deseos y anhelos, de los nuevos sueños y las nuevas ganas… y él, naturalmente, su aroma y ese verde que parecía colorearle los ojos y dibujarle una sonrisa mayor si cabe que la que tenía por costumbre lucir.

¿Duermes? –  le preguntó él al verla recostada en el sofá y no lograr dicernir si los ojos se abrían o cerraban; ella lo miró… – en realidad soñaba – dijo – y ya no, ya no recuerdo… – la muñeca del vestido negro se difuminó y se perdió en su memoria como antes se había perdido la emperatriz que tejía la tela y la sedalos sueños se olvidan amenudo al despertar – le recordó él – pero no sus sensaciones y emociones… son su ratro, sus pasos, sus migas de pan hacia los sueños que parecen olvidarse… – ella sonrió y se acomodó de nuevo en el sofá, dejándose llevar por las sensaciones del sueño olvidado, por el regusto dulce y agradable de aquellos minutos alejada de sí misma, del mundo y de la vida, refugiada en sus sueños, en las vidas inciertas que su mente quisiera dibujar porque quizás ahí estaban sus respuestas, las piezas del puzzle que parecían faltarle para armar su vida… y recordó el consejo que Paulo Coelho dejara lanzado al mundo… «Nunca desistas de un sueño. Sólo trata de ver las señales que te lleven a él.» Y sonrió al sentir el aroma a café de media tarde, el que emanaba de su agua y de sus posos, el sonido de las cucharillas sobre los platos, la caja de galletas al abrirse… y la vida por delante para saborearla.

Life Looks Good

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

Oops

La versión más personal de todos nosotros, los que hacemos Loff.it. Hallazgos que nos gustan, nos inquietan, nos llenan, nos tocan y que queremos comentar contigo. Te los contamos de una forma distinta, próxima, como si estuviéramos sentados a una mesa tomando un café contigo.

Recuerdos de Chernóbil.+

Recuerdos de Chernóbil.

Todo el mundo ha oído hablar de Chernóbil. Más aún en estas últimas semanas, cuando la miniserie de HBO recuperó el accidente nuclear del 26 de abril de 1986, una de las  catástrofes ecológicas y humanas más terribles del siglo … + ver

Newsletter

No te pierdas nada, que saber no ocupa lugar.