Pasiones.

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

Se acercó a la galería abrazándose a sí misma y su jersey, como protegiéndose del frío que no podía colarse por las ventanas cerradas … y se quedó allí, de pie … mirando la lluvia caer, escuchando el ulular del viento, sintiendo el aroma a tomillo y lavanda envuelto en el incienso de su esfera que la transportaban lejos … a una primavera eterna de campos verdes y flores silvestres, luminosa y brillantemente viva …

Descorchó un vino … pensando en ahogar su tristeza en una copa, sólo una … se aseguró además de que el resto de la botella pudiera ser igualmente disfrutado, copa a copa, en los días venideros …

Mientras saboreaba el aroma del vino y sentía la caricia de su gusto, pensaba … porque para eso era su copa única … para relajar los sentidos, acomodar la tristeza y pensar sin sentir demasiado … pensaba que el amor es caprichoso y juguetón, a veces gamberro e incluso malvado y maligno otras tantas ocasiones … lo que no es, nunca, es fácil.

Aunque, quizá, no fuese tanto cosa de los sentires amatorios como de sus artes y de quienes las despliegan … y ahí llegaba al punto que la había llevado a su copa de vino … bajó la luz y se recostó en el sofá jugueteando con las bolas de madera de su collar mientras, de fondo, sonaban los primeros acordes de king of pain y se dejaba a acariciar por la voz de Alanis …

Se había acabado aquella historia de amores perdidos y corazones rotos, de incomprensiones y malentendidos … se habían mirado a los ojos y sentido su pasión … sus pasiones … pero ¿qué hacer cuando la pasión por tu vida te lleva en la dirección opuesta a la que marca otra pasión … la del corazón? ¿qué podía hacer ella si su corazón volaba a África, junto a él, mientras sus pies permanecían anclados a Madrid … y, aún cuando se alejaba, la traían de vuelta sin equivocar el destino?

Y es que era el suyo un corazón negro … discretamente impetuoso y pasional, curtido en mil batallas africanas, a su lado y junto a su pasión por construir con sus manos esa oportunidad perdida que, quienes han nacido en un lugar abandonado de la buena suerte, no logran encontrar; pero su alma … su alma no había dejado nunca de ser urbanita … pasear una ciudad, andando o incluso en bicicleta, un día cualquiera … y encontrarse la mirada de Ernesto Bazán, en blanco y negro, junto al glamour rescatado de los años 30, la emoción de una gota de perfume frente a Deineka en grises o en pastel … o la sensual reinvención del british más clásico para el interior más secreto …

Sensaciones encontradas, aparentemente opuestas … que encajaban a la perfección en su sentir más íntimo … y es que somos lo vivido …  recordó … y lo vivido es lo sentido, lo que queda de tí tras todas las sensaciones y emociones que te han recorrido por dentro y por fuera y vuelto tantas veces del revés … – pero eso es hoy – dijo sin darse cuenta de que pensaba en voz alta – mañana … mañana seré lo o que viva hoy … nada de lo que está por venir está hecho, ni tan siquiera yo, que aquí estoy y aquí me siento

Se encaminó con paso lento hacia la cama … tratando de desentrañar el que se le antojaba un gran misterio … dónde querrían llevarla al día siguiente, y los que le seguirían, sus pasiones … sin darse cuenta todavía de que la rendición de él, aún en la distancia, era completa … pues a él se le habían rendido todas sus pasiones a una … ella y su urbanita corazón negro. …

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

Oops

La versión más personal de todos nosotros, los que hacemos Loff.it. Hallazgos que nos gustan, nos inquietan, nos llenan, nos tocan y que queremos comentar contigo. Te los contamos de una forma distinta, próxima, como si estuviéramos sentados a una mesa tomando un café contigo.

Recuerdos de Chernóbil.+

Recuerdos de Chernóbil.

Todo el mundo ha oído hablar de Chernóbil. Más aún en estas últimas semanas, cuando la miniserie de HBO recuperó el accidente nuclear del 26 de abril de 1986, una de las  catástrofes ecológicas y humanas más terribles del siglo … + ver

Newsletter

No te pierdas nada, que saber no ocupa lugar.