Neverending story.

Los niños sin imaginación, sin fantasía, los que no creen en sus sueños... son ya viejos de metro y medio.

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

Dejaron pasar los créditos de la película mientras sonaba la canción; era una película de cuento, de las que empiezan con érase una vez… ‘un abuelo cuentacuentos’ y terminan en colorín colorado… Era también una película de las que veían una vez, y otra, y otra… porque era aventurera y emocionante, limpia, bonita, de ensueño, de cuento… Pero a él, en aquella ocasión y por extraño que pudiera parecer, el cuento se le coló en la realidad.

– A veces – confesó – tengo la sensación de que la nada no es una ocurrencia de Michael Ende, de nadie en particular, simplemente existe – Ella le ofreció entonces 250 gramos de felicidad arrancándole una sonrisa; abrieron aquella cajita que prometía estar llena de momentos life looks good y compartieron el chocolate que, de hecho, contenía.

En serio – continuó él – hay demasiadas cosas que no tienen sentido, actitudes que no logro entender… – ella sabía bien a qué se refería porque tenía la misma sensación – el mundo a veces parece poblado por autómatas que no reaccionan ante nadaexacto – concluyó él – a eso me refería, la emoción, la ilusión, las ganas… ¿dónde están?

Compartieron un agua de cine mientras seguían imaginándose a una enorme nada invisible devorando las intenciones y los sueños… extinguiendo la clase, el estilo y el glamour, la agresividad buena y el mejor rendimiento, las aventuras y el buenrollismo… – querida – dijo él sonriendo – este mundo nuestro necesita una Emperatriz Infantil – ella correspondió a su sonrisa – ¡y un Bastian! – añadió, apunte que a él no pudo gustarle más pues se imaginaba sobrevolando la fantasía y la realidad del mundo en un dragón de la suerte.

¿Sabes? – añadió ya lanzado, feliz en su vida de cuento – no deberíamos enseñar y hasta exigir a los niños tanta corrección ni tanta educación, ni tantos deberes, tareas, responsabilidades… deberíamos enseñarles a ser Atreyu, Fujur, la Emperatriz Infantil o los gnomos del Oráculo del Sur, a dejar volar su imaginación y a confiar en sus sueños, deberíamos hacerles sentir su talento y su grandeza, su fuerza… su ser únicos, irrepetibles e irremplazables… – ella escuchaba su vehemente discurso y al calor de aquellas ideas comenzaba a dibujar un plan en su cabeza – todos los niños deberían ser un poco Bastian – apuntó segundos antes de que él continuara – una sociedad que no sueña es una sociedad sin futuro, los niños que no creen en sus sueños son ya viejos de metro y medio… –

¿Por qué no lo haces? – ella interrumpió su discurso con tono elevado y demandante – hacer ¿qué? – preguntó él sorprendido, ella sonreía… – volver a los niños… ahora ellos vuelven al cole y una vida de actividades extraescolares… no sé… no puedes ser el abuelo cuentacuentos de todos los Bastian del mundo pero… – Bastó un gesto de su mano para que ella ni tan siquiera intentara continuar su argumento, conocía aquella mirada perdida, aquella inquietud, aquella cabeza en ebullición constante.

Tardó sólo dos minutos en salir del salón para volver a ella en zapatillasme voy a correr – dijo sin apenas mirarla y ella sonrió sin responder, sabía que iba a correr para descargar tensión y emoción, para dejar fluir las ideas.

Encendió la televisión, hablaban de la vuelta al cole… – los libros, el material, los uniformes, marcarlo todo… es el cuento de nunca acabar no – dijo mirando hacia la tele como si la mujer que lamentaba los quehaceres de septiembre pudiera oirla – es la historia interminable.

Life Looks Good

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

Oops

La versión más personal de todos nosotros, los que hacemos Loff.it. Hallazgos que nos gustan, nos inquietan, nos llenan, nos tocan y que queremos comentar contigo. Te los contamos de una forma distinta, próxima, como si estuviéramos sentados a una mesa tomando un café contigo.

Endeavour.+

Endeavour.

Érase una vez la historia de un hombre que jamás utilizaba su nombre porque su nombre, Endeavour, lo definía y desnudaba frente al mundo... o porque no le daba la gana. + ver

Newsletter

No te pierdas nada, que saber no ocupa lugar.