La Gracia de la Vida.

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

– Gracias … una palabra a la que algunos recurren en exceso y por defecto y otros escasamente, una palabra de uso convencional, que es a la educación lo que un buenos días o un buenas tardes y al corazón, más, mucho más. Tan común y convencional es su uso, que para el diccionario de la rae no tiene ni tan siquiera entidad como palabra en sí misma … no es más que un plural …  –

Él la miraba al borde de la risa, haciendo lo posible por mantener la compostura pues la sabía absorta en el libro en que trabajaba y, de hecho, por eso estaban aquel fin de semana en Córdoba; para que se tomara un respiro, para respirar otro aire y otra vida, para descansar y vivir … Pero allí seguía, enredada en la semántica de las letras, de la gracia y las gracias, sin apenas ver ni mirar más allá de ellas.

Él en cambio despistaba de continuo su mirada de los ojos ausentes de ella para regalarse la imagen de Córdoba en una noche de invierno, Córdoba desde sus tejados … acomodándose cada vez más en aquella terraza a pesar del frío , la soledad y silencio (roto sólo por la “gracia” de ella) que buscaba envolverlos y abstraerlos del mundo si acaso por unas horas … pero ella no se dejaba, seguía absorta en su libro y en sus letras …

Y decidió hacer él una gracia para traerla de vuelta … ciñó su cintura con esa decisión tan suya y silenció sus labios como sólo el podía hacerlo … y decidió hacer la gracia completa cuando ella preguntó si era aquello un intento de cambio de conversación …

– En absoluto, vida, va al hilo de tu perorata, era sólo un detalle … de gracia, por aportar algo más a lo gracioso de tu conversación, la gracia de tus ojos y lo agraciado de tus labios … por sumar gracias a la gracia de tu vestido, y a la de tus manos bailando al son de tus palabras, a la poca gracia de estar aquí al frío … o mucha, según si se mira o no hacia el horizonte de los tejados cordobeses, a la gracia de ese perfume tuyo que me está volviendo loco … gracia o desgracia, depende también de la atención que decidas concederme, claro está … –  miraba por encima de su cabeza para contener la risa y llevar su gracia y sus gracias tan lejos como fuera capaz sin caer presa de la sonrisa que era ya risa camino de carcajada en ella – sin olvidar la gracia de tus asombrosos zapatos, y la del tiempo que pasa, en tu reloj, en el mío y en la vida mientras tú te enredas con gracia en tus gracias … –

Y los envolvió la risa, la que nace de la gracia del cariño, de un entender y sentir que la vida lo es en cada minuto, que nada es tan trascendente como la risa que nace del alma … y que allá donde va el corazón habrán de encaminarse antes o después los pasos …

+

¡Hola! ¡caramba! ¿has llegado aquí pasando por toda la gracia, gracias y desgracia de este par de locos que se adueñan del Tale cada domingo? Pues … Gracias. Y gracia, más gracia que gracias, para ti, para tu vida, para tu día, para tu tiempo, para que sonrías y nunca olvides, ni aún cuando la vida te haga una gracia, (porque la hará, las hace, ella es así y esa es su gracia) que …

Life Looks Good

BeIsBook Entre las muchas cosas interesantes que escribe, Berta tiene BeIsBook, un proyecto personal de literatura en lengua inglesa que realmente merece mucho la pena: beisbook.com
  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

¿Tienes algo que aportar a "La Gracia de la Vida."?

Moda de Interior

No corta el mar sino vuela

Oops

La versión más personal de todos nosotros, los que hacemos Loff.it. Hallazgos que nos gustan, nos inquietan, nos llenan, nos tocan y que queremos comentar contigo. Te los contamos de una forma distinta, próxima, como si estuviéramos sentados a una mesa tomando un café contigo.

Meta información

Newsletter

No te pierdas nada, que saber no ocupa lugar.