Ángeles con acento francés.

Los ángeles de Victoria's Secret visitarán el próximo mes la ciudad de la luz para desplegar por París las alas más deseadas de la industria.

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

Caen del cielo con prendas de infarto, facturan anualmente unos 7 mil millones de euros, mueven 50 millones de dólares en un acto anual que se ha convertido en histórico y, lo más importante, son suyos. Porque los ángeles más conocidos del mundo de la moda no pertenecen a Victoria, sino a Roy Raymond, el hombre al que la riqueza volvió depresivo.

Un señor multimillonario que decidió poner fin a su vida hace 23 años en el Golden Gate. Una historia que no ha empañado el crecimiento de la conocida marca de lencería Victoria’s Secret ni a ninguno de sus conocidos e influencers ángeles que, por cierto, fueron evitados en un inicio a toda costa allá por 1995 hasta que la historia, las celebrities y el ‘just in time’ se impusieron. Ahora son ellas las encargadas de dar forma a una de las pasarelas más esperadas y mejores pagadas de la industria con el fin de mostrar la lencería más deseada por medio planeta femenino y, por supuesto, masculino. La misma que este año visitará un nuevo país europeo después de ser celebrada en reiteradas ocasiones en Nueva York.

Tras la visita por Cannes en el 2000, tuvieron que pasar 14 años para que la marca aterrizase en Londres y diese forma a un desfile más de Victoria’s Secret. El 2016 es el año en el que París se vestirá de gala para recibir a los ángeles de Raymond, un escuadrón que no dejará indiferente a nadie, a pesar de que aún no está definida del todo la ‘plantilla’. La ciudad de la luz ya está casi preparada para recibir un despliegue de las alas más sofisticadas del planeta… ¡La cuenta atrás ya ha comenzado!

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

Oops

La versión más personal de todos nosotros, los que hacemos Loff.it. Hallazgos que nos gustan, nos inquietan, nos llenan, nos tocan y que queremos comentar contigo. Te los contamos de una forma distinta, próxima, como si estuviéramos sentados a una mesa tomando un café contigo.

Lluvia.+

Lluvia.

Érase una vez la historia de un poema que le recordaba la importancia de aceptar aquello que no puedes cambiar, como la lluvia, y disfrutar de todo lo que puedes vivir... + ver

Utopía.+

Utopía.

Érase una vez la historia de Giorgino, un ratón liante que logró convencer de una utopía a un par de jóvenes ratones coloraos, Myjailo y Adelaida ¿cómo ocurrió? te lo contamos a continuación... + ver

Newsletter

No te pierdas nada, que saber no ocupa lugar.