Museo Reina Sofía El minimalismo de Anne-Marie Schneider.

El Museo Reina Sofía presenta la primera exposición en España de Anne-Marie Schneider, la artista que ha convertido el dibujo en la columna vertebral de su producción.

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

El imaginario de Anne-Marie Schneider se traza a base de líneas. Puras, rectas, sencillas. Líneas que remiten a la escritura gestual, a las anotaciones aleatorias en un diario personal. A partir de esos trazos casi ingenuos, la artista nacida en Chauny (Francia) hace 54 años crea un nutrido repertorio de personajes enigmáticos que se arman y desarman, se fragmentan y cobran vida en un mundo personal y complejo. Allí, donde cotidianidad y fantasía se entrelazan, Schneider recrea sus propias inquietudes, angustias y obsesiones. Para ello se vale de las técnicas tradicionales del dibujo, el cuento y la fabulación. Como apunta Jean-François Chevrier, uno de los más destacados conocedores de su obra, Schneider ama las parábolas, en especial los cuentos y las leyendas, porque le dan los motivos con los que puede improvisar, a la vez que crea un espacio para la imaginación y para desafiar las convenciones.

Su obra arranca de lo común, de los objetos banales y las imágenes sin filtros almacenadas en su memoria. Trabaja con la consciencia y la inconsciencia, conjuga método y libertad para expresarse sin cortapisas. De esta forma despliega progresivamente una iconografía onírica que acaba proyectando en el paisaje de su arte. Parece simple, pero es inquietante; infantil y, sin embargo, claustrofóbico. En el trabajo de Anne-Marie Schneider nada pertenece al azar. Todo a la reflexión.

Exploro algunas inquietudes e ideas relacionadas con la condición de la mujer, la soledad, la sexualidad, la política.

A través de una selección de 250 obras, el Museo Reina Sofía explora la evolución creadora de Anne-Marie Schneider de 1988 a 2016. Desde sus primeras manifestaciones artísticas marcadas por la sobriedad, hasta la introducción de la mancha de color y la posterior regresión al blanco y negro. Se trata de un recorrido que indaga en la visión más personal e íntima de la artista, también en su forma de tratar la sociedad y la política de hoy: con ironía y humor negro. La exposición invita a dejarse atrapar por una “montaña” de imágenes que reflejan el flujo de la vida, las experiencias mundanas, los caprichos del azar, las referencias a la literatura, y la particular lectura que hace de todo ello Schneider.

+

Hasta el 20 de marzo de 2017. Museo Reina Sofía. Edificio Sabatini, 3ª Planta. Comisario: Manuel Borja-Villel. Coordinación: Leticia Sastre.

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

Oops

La versión más personal de todos nosotros, los que hacemos Loff.it. Hallazgos que nos gustan, nos inquietan, nos llenan, nos tocan y que queremos comentar contigo. Te los contamos de una forma distinta, próxima, como si estuviéramos sentados a una mesa tomando un café contigo.

Newsletter

No te pierdas nada, que saber no ocupa lugar.