Así es la cabina de un Airbus diseñada por Cyril Kongo.

Un amante del street art que pueda permitirse un jet tendrá pocas dudas a la hora de elegir el ACJ TwoTwenty cuyo interiorismo firma Cyril Kongo.

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

Cyril Kongo es un artista contemporáneo especialmente conocido como pintor y por su creatividad graffitera; es francés aunque pasó gran parte de su infancia entre Saigón, en Vietnam, y Brazzaville, una importante ciudad de la República del Congo que inspiró, de hecho su nombre artístico (su verdadero nombre es Cyril Phan, de padre vietnamita y madre francesa); el street art y el graffiti es su campo y la cabina de un Airbus su último proyecto…

Hablamosd e la cabina  ACJ TwoTwienty de Cyril Kongo que puedes descubrir en el par de imágenes incluidas en la galería multimedia que acompaña esta noticia; el equipo de diseño de ACJ se ha ocupado de dotar a esta cabina con todos los elementos necearios para que sea tan cómoda y funcional como debe ser mientras que Cyril Kongo se ha ocupado de convertir ese espacio acogedor y confortable en un lugar artístico e evocador, en una verdadera galería de arte volante y suntuosa.

Tanto Cyril Kongo como el equipo de diseño de ACJ contaron con un aliado muy especial en la propia estructura y fuselaje de este Airbus y es que se trata de un jet el doble de ancho que la mayoría de los de su clase; además este espectacular jet cuenta con seis salas VIP para 19 pasajeros y podrá afrontar vuelos transoceánicos puesto que su autonomía de vuelo supera las 12 horas.

Este modelo en particular, el ACJ TwoTwenty, se lanzó a finales de 2020, hace apenas un año, y ha recibido ya 6 pedidos el primero de los cuales se entregará a principios de 2023.

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

Rodar

Rodar… y deslizarse, volar, navegar. Y el casco más buscado, la bicicleta de look retro, el coche customizado por la firma de moda, el patín sólo apto para ejecutivos… Creaciones que transportan nuestros sueños.

Newsletter

No te pierdas nada, que saber no ocupa lugar.