Ashford Castle Vivir en el castillo irlandés de Sir Benjamin Guinness.

El castillo que fuera durante dos generaciones el hogar de una de las familias cerveceras más famosas del mundo, los Guinness, es hoy un hotel de lujo y encanto en la campiña irlandesa.

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

Este castillo irlandés del S.XIII es, a día de hoy, uno de los mejores hoteles del mundo; se trata de una edificación con larga e intensa historia convertido en paradigma del placer, la exclusividad y el lujo para disfrutar de unas deliciosas vacaciones en la campiña irlandesa.

La magia de este hotel comienza en su historia, un relato que se refleja en su estructura y que transporta más allá de tu espacio una vez te acercas a ella, es un castillo con sus torres y con toda su grandeza, un tipo de construcción antigua e histórica que te hace pensar en viejas batallas medievales y en los nobles de aquellos siglos. Lo cierto es que no se trata de una sensación forzada o inventada sino fruto de la historia del lugar que visitas; este castillo fue inaugurado en 1228, se trataba de un castillo anglo-normando de la familia Burgo. Perteneció a varias generaciones de esta familia hasta que en 1589 y tras una dura batalla, calló en manos de Sir Richard Bingham.

En el S.XVIII, ya bajo el dominio de la familia Browne, Ashford Castle toma los modos y las formas de un chateau francés, convirtiéndose así en un lugar más glamouroso; de 1852 a 1939 fueron los Guinness quienes disfrutaron de esta soberbia propiedad, que seguía siendo castillo, hogar y vivienda. La propiedad gana entonces tono british por el gusto victoriano del primer Guinness y la pasión por los jardines del segundo.

Los Guinness fueron los últimos propietarios que quisieron el castillo para sí, a partir de 1939 ya fue reconvertido en hotel; ya en los 70 Ashford Castle sufre una importante restauranción y comienza a tomar forma el hotel de lujo en el que se ha convertido actualmente, pero para llegar a este punto había de pasar antes por una nueva restauración en 2013 que le haría recobrar el encanto de su historia.

Es en este hotel que es y fue castillo, hogar de nobles y maestros cerveceros, donde podrás pasar unas vacaciones sencillamente espectaculares: lo serán por el entorno, por el lugar, por cada uno de los rincones del hotel, por el gusto clásico de la decoración, por el SPA ubicado en sus instalaciones y por una suculenta oferta gastronómica entre la que se encuentra un delicioso salón de té.

Ashford Castle es hoy un hotel de lujo al que retirarte a descansar dejándote abrazar por la belleza de Irlanda y la magia de historia, para huir del calor al menos por unos días y disfrutar de una suite con vistas al lago y cama con dosel.

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

Viajar

Una brújula que nos acerca a esos destinos, más o menos lejanos, que alguien, antes que usted ha tenido ya la suerte de pisar.

Newsletter

No te pierdas nada, que saber no ocupa lugar.