Mandarin Oriental estrena 42 nuevas suites en Nueva York.

De uno y dos dormitorios, permiten vistas sobre Central Park, el río Hudson y los más importantes rascacielos de Manhattan.

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

No hay hotel de la cadena Mandarin Oriental que no se encuentre entre los de máxima referencia del lujo en la ciudad donde se encuentre. No lo es menos el de Nueva York. En la esquina suroeste de Central Park se encuentra el imponente edificio que acoge el cinco estrellas de la firma asiática en Manhattan, un rincón que este mes está de enhorabuena, en tanto que acaba de estrenar 42 nuevas suites.

Diseñadas por la firma HOK, el objetivo que se plantearon a la hora de crear estos nuevos espacios fue el de asombrar tanto por la funcionalidad y belleza como, sobre todo, por las vistas que permite sobre la ciudad. Así, todo está orientado a que el huésped no deje de mirar por las amplias cristaleras de su suite el latido constante de Nueva York. Además, para optimizar espacio y luz, todas se han ubicada en las esquinas de cada una de las plantas del hotel, lo que permite disfrutar tanto del amanecer como del atardecer e incluso de las luces nocturnas.

Con uno y dos dormitorios, las suites con vistas a Central Park cuentan con 76 metros cuadrados, algo más que las que se dirigen al río Hudson. En ambas, pinturas abstractas y colores llamativos marcan el ritmo del interiorismo. Más amplia es la Suite Premier, 113 metros cuadrados decorados en tonos amatista y con piezas del artista contemporáneo Steve Wasterval por todo el espacio; así como detalles como la mesa en forma de gota realizada en madera de ébano.

Todo un lujo que ya es posible reservar y que, seguro, dará un toque aun más especial a una escapada a la Ciudad de los Rascacielos.

Localización

Más información Mandarin Oriental

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

Viajar

Una brújula que nos acerca a esos destinos, más o menos lejanos, que alguien, antes que usted ha tenido ya la suerte de pisar.

Newsletter

No te pierdas nada, que saber no ocupa lugar.