La piscina del desierto.

Mide 10.000 metros cuadrados y tiene hasta playa artificial. Se encuentra en pleno desierto de Arizona y a un paso del Gran Cañón.

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

En el centro de Arizona se encuentra Scottsdale, una ciudad de 200.000 habitantes que fue bautizada como la «Miami del desierto», en tanto que cuenta con una de las ofertas de ocio nocturno más impresionante del medio oeste americano. En este territorio, ocupado durante siglos por tribus indias, que hoy participan de la cultura local, se encuentra el rancho Gainey, cuyas 110 hectáreas acogen el Hyatt Regency Scottsdale Resort and Spa, un cinco estrellas con campo de golf de competición, lago artificial y una inmensa piscina de 10.000 metros cuadrados.

De hecho, la piscina es lo que más llama la atención. Recién renovada, su reestructuración ha costado más de 4 millones de dólares y forma un espectacular mosaico con pasillos interiores para las tumbonas, jardines zonas para jacuzzi. En total, representan 10 piscinas unidas, con mosaicos de inspiración griega decorando el suelo. Para algunos, es como bañarse en el mar, por su extensión… aunque también porque hay arena fina y blanca en uno de sus lados: una playa artificial que es única en la región.

Pero los huéspedes del Hyatt de Scottsdale no sólo pueden divertirse en esta poco habitual piscina. El hotel ofrece recorridos por el desierto en 4×4, guías para hacer senderismo, paseos a caballo, acercarse a conocer la vida de los herederos de aquellos nativos americanos, jugar unos hoyos en su campo de golf o desplazarse hasta el Gran Cañón del Colorado, al norte del Estado. Una base perfecta para conocer el desierto de Arizona y sus impresionantes paisajes, a partir de 275 €/noche.

scottsdale.hyatt.com

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

Viajar

Una brújula que nos acerca a esos destinos, más o menos lejanos, que alguien, antes que usted ha tenido ya la suerte de pisar.

Newsletter

No te pierdas nada, que saber no ocupa lugar.