Hotel de la Ville, un alojamiento para vivir Roma del suelo al cielo.

Hotel de la Villa, un nuevo hotel de lujo con SPA y mucho encanto en el corazón de Roma.

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

El Hotel de la Ville es un palacio del S.XVIII junto a la mítica escalinata de la Plaza de España de Roma reconvertido en un encantador hotel de 4 estrellas que lo tiene todo: la terraza en el tejado, el patio a pie de calle y el SPA de inspiración siciliana en su interior. Hay más, claro.

Para empezar las habitaciones y suites, 104 en total y todas diseñadas por Olga Polizzi y Tommaso Ziffer; el interiorismo, tanto de las habitaciones y suites como de todo el hotel, es suntuoso y elegante, el propio de un edificio del S.XVIII, con suelos de madera, baños de mármol, ricas telas y muebles contemporáneos.

El SPA, que no será inaugurado hasta el próximo mes de julio, amenzada con convertirse en el mejor de Roma, es de inspiración siciliana, algo que se notará nada más acceder a él por los aromas a flor de naranjo; contará con 5 salas de tratamiento, área de relajación, suite termal equipada con sala de inhalación de sal mediterránea, sauna, sala de vapor, fuente de hielo, baños de pies, piscina hidromasaje, piscina de relajación y un gimnasio de última generación. Además, todos los productos que se utilizan en el SPA son italianos, algunos de ellos provenientes de Sicilia y ecológicos.

La oferta gastronómica del Hotel de la Ville es también de capricho: si vamos de arriba abajo comenzaremos la visita por el Cielo Bar, una terraza desde la que comerte (y beberte) el skyline de Roma; de ese cielo al suelo encontramos hasta tres suculentas ofertas gastronómicas: Julep, un bar de vermuth, Sistina, la típica trattoria italiana y Mosaico, la alta cocina de Fulvio Pierangelini, un chef con Estrella Michelin.

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

Viajar

Una brújula que nos acerca a esos destinos, más o menos lejanos, que alguien, antes que usted ha tenido ya la suerte de pisar.

Newsletter

No te pierdas nada, que saber no ocupa lugar.