El paraíso tropical de China.

Uno de los establecimientos más paradisiacos del mundo: el hotel Mandarin oriental Sanya, en la isla de Hainan.

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

Cuando nos hablan de un resort de lujo en un ambiente tropical, pensamos en las costas de Thailandia, el Caribe o la Polinesia. Lo que es seguro es que nadie pondría en la lista a China, pero es precisamente allí, en el extremo sur del país asiático, frente por frente con la costa de Vietnam, donde se encuentra uno de los establecimientos más paradisiacos del mundo: el hotel Mandarin oriental Sanya, en la isla de Hainan.

Su punto fuerte es una playa privada de palmeras y arena blanca en las que el relax está más que asegurado. El clima es suave todo el año, por lo que se puede ir cualquier mes con garantías de buen tiempo y hamacas libres para todos. Con arrecifes de coral y bosques tropicales, los aventureros también calmarán su sed de actividades interesantes, aunque con un spa como el que posee el hotel, en el que no faltan todo tipo de tratamientos asiáticos, dan ganas de no salir de allí. otras actividades que ofrece el hotel a sus clientes es la exploración de cuevas, la visita al valle de Areca o el buceo en Dadonghai.

Para los gourmets, la visita obligada es el restaurante Haiya, a 15 minutos del Mandarin y especializado en pescados y comida local. En su carta no faltan platos cocinados con pato Jiaji o cangrejo Hele, animales propios de la isla. Su delicioso cordero Dongshan es la referencia más recomendada. Sin embargo, en las propias dependencias del hotel hay diferentes bares (uno de ellos pensado para ver el atardecer), casa de té, zumería y dos restaurantes de alta gastronomía en el que destaca el Yi Yang, de menú cantonés.

Es posible disfrutar de este remanso de paz a partir de los 240 €/noche.

mandarinoriental.com

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

Viajar

Una brújula que nos acerca a esos destinos, más o menos lejanos, que alguien, antes que usted ha tenido ya la suerte de pisar.

Newsletter

No te pierdas nada, que saber no ocupa lugar.