El nuevo Room Mate está en Estambul.

El nuevo establecimiento de la lujosa cadena hotelera está en una ciudad evocadora y romántica... Estambul.

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

A veces las mejores ideas surgen en los momentos más casuales, momentos como un café entre amigos que comienza con un ‘no hay un hotel que me convenza’ y termina con un ‘abramos uno como nos gusta’.

Aquel primer hotel fue el Room Mate Mario, en Madrid. Fue el primero de una saga que es ya internacional y que acaba de inaugurar su primer hotel en Estambul. ¿El secreto de su éxito? es difícil definirlo pero hay varias premisas que no nos cabe duda alguna, forman parte de la receta de ese secreto: la ubicación, se trata de hoteles situados en zonas céntricas y apetecibles de ciudades de indudable encanto, la decoración es también un ingrediente esencial, todos sus hoteles tienden a la vanguardia y son únicos, y como tercer punto a tener en cuenta, los desayunos… porque cuando nos lanzamos al turismo urbano si algo le pedimos al hotel es un buen desayuno para empezar el día con buen pie.

Sobre esas premisas, que son esenciales en cualquier Room Mate, se ha inaugurado el de Estambul –Room Mate Kerem-; un hotel de 61 habitaciones moderno y encantador, acogedor, cómodo y elegante, con spa, sauna, gimnasio y una espectacular terraza desde la que disfrutar de una copa o un cóctel a la vista del skyline de la ciudad.

El interiorismo es una intensa fusión de oriente y occidente como lo es también Estambul diseñado por Lázaro Rosa-Violán; la madera se impone así como la luz del blanco sobre las camas mientras pinceladas de color terminan por dar el punto de vida a un hotel en el que el desayuno es un placer para los sentidos que podrás disfrutar hasta las 12 de la mañana.

Si Estambul es tu destino, no lo dudes y estrena el Room Mate…

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

Viajar

Una brújula que nos acerca a esos destinos, más o menos lejanos, que alguien, antes que usted ha tenido ya la suerte de pisar.

Newsletter

No te pierdas nada, que saber no ocupa lugar.