Cinco playas solitarias en España para perderse.

Rincones en los que soledad, playa y naturaleza se unen para crear un marco incomparable en el que disfrutar del verano sin rastro de humanidad a la vista, o casi.

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

Los que dicen que en España no tenemos playas maravillosas completamente solitarias se equivocan. Aun hay muchos lugares en los que calas, arenales y rincones incomparables gozan casi de un estatus de secreto en los que poder tomar el sol o darnos un chapuzón sin tener que luchar por encontrar un hueco donde poner la toalla o desplegar la sombrilla. Muchas son lugares de difícil acceso, o algo alejadas de núcleos de población, pero todas tienen una cosa en común: son perfectos para pasar un verano sin más compañía que la que estrictamente viaja con nosotros.

  • Playa de Cofete (Fuerteventura)
    1 / 5

    Playa de Cofete (Fuerteventura)

    Es una de las playas salvajes más deseadas por los bañistas de las islas Canarias, y no es de extrañar, pues se trata de un gigantesco arenal de 12 km. de largo en la isla de Fuerteventura. No tiene apenas desarrollo urbanístico y está en la península de Jandía, con un mar casi siempre bravo que ofrece un perfecto contraste con el dorado de la arena y sus aguas oscuras. No hay vías asfaltadas y casi ni casas, muchos dicen que solo es visitable con 4×4 de lo extensa que es, y no es difícil que puedas andar muchos minutos sin cruzarte ni ver a nadie. Llegar a Cofete no es muy fácil, ya que hay que tomar una vía de tierra y piedras con una longitud de 8,5 kilómetros. Eso sí, al llegar, todo merece la pena.

  • Playa de Langre (Cantabria)
    2 / 5

    Playa de Langre (Cantabria)

    La de Langre, como otras del litoral cántabro, parecen postales sacadas de la costa irlandesa, por la cantidad de acantilados, el verde del paisaje y el color del mar. Pero no, estamos en Cantabria, en una playa además dividida en dos partes (Langre I y Langre II), con unos cientos de metros de largo y cuyo mayor atractivo es la posibilidad de practicar naturismo casi en soledad. Su forma de media luna hace que, desde los miradores, parezca una postal. Está aislada de cualquier tipo de urbanización y sí permiten fondear a pequeñas barcas, que es una de las formas de llegar a ellas, además de estar protegidas por el viento.

  • Cala des Talaier (Menorca)
    3 / 5

    Cala des Talaier (Menorca)

    Esta cala en la isla de Menorca es todo un paraíso en miniatura. En un entorno virgen, al sur de la isla, sus aguas turquesas y su arena blanca enamoran a todo el que se acerca. Eso sí, para llegar hay que dar un paseo por los bosques del lugar que puede hacerse algo largo. Solo tiene 50 metros de largo y mide 80 de ancho, permitiendo un buen arenas. En un entrante del mar, algunos no dudan en ir allí con la tabla para poder coger sus olas, aunque suelen ser más los que la prefieren para el snorkel. Entre unos y otros, no suman mucho más de media docena. Es de las más solitarias de la isla balear.

  • Playa de Castilnovo (Cádiz)
    4 / 5

    Playa de Castilnovo (Cádiz)

    Las playas de Conil son muy famosas por sus atardeceres, pero incluso allí hay aun zonas casi sin bañistas. Una de ellas es la de la playa de Castilnovo, que se mantiene alejada del bullicio de El Palmar y en un estado casi natural. Extensa y ancha, de aguas limpias y sin escalones, destaca su arena fina y dorada, perfecta para pasear. Frecuentada por naturistas, llegar a ella implica dejar el coche algo lejos y andar un buen trecho. Lo mejor, de hecho, es llegar andando desde El Palmar, dejando el coche allí. Debe su nombre a la torre vigía que se encuentra cerca, la Torre de Castilnovo.

  • Playa de Cobaticas (Murcia)
    5 / 5

    Playa de Cobaticas (Murcia)

    Es una de las playas de la zona de Mazarrón de acceso más complicado, de ahí que se encuentre entre las más solitarias de la región de Murcia. Es un camino sin asfaltar pero, al final, nos espera una playa de un kilómetro de largo con una anchura media de 30 metros y una arena fina que se mezcla con grava. Suele haber muy poca gente, y muchos aprovechan para ir allí con su mascota. No está señalizada ni se permite el fondeo en ella, además hay que tener precaución especial en el baño. Se encuentra entre la playa de Las Moreras y la de Las Chapas, por lo que se puede ir andando desde estas, mejor situadas, sobre todo la segunda.

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

Viajar

Una brújula que nos acerca a esos destinos, más o menos lejanos, que alguien, antes que usted ha tenido ya la suerte de pisar.

Newsletter

No te pierdas nada, que saber no ocupa lugar.